LA CASPA, ¿ES UN PROBLEMA CAPILAR?


La caspa es más un problema estético que un trastorno médico, excepto cuando se trata de una afección es muy intensa.
No se trata de un problema capilar; es decir, que no es el pelo el que provoca esa alteración sino la piel del cuero cabelludo.
Está caracterizada por la descamación del cuero cabelludo, la caspa no tiene consecuencias médicas, a menos que altere la vida social del individuo afectado o provoque irritación del cuero cabelludo.
¿QUÉ ES LO QUE PRODUCE LA CASPA?
Se ha observado que suele ser un problema familiar o hereditario que aparece normalmente en forma de brotes temporales de poca intensidad que cursan con estrés, cansancio general, dietas desequilibradas o carentes de algún nutriente fundamental para la piel, factores hormonales y climas extremos sin olvidar la incidencia en ese problema del uso de productos capilares excesivamente alcaloides que neutralizan la acidez de la piel y romper el equilibrio del cuero cabelludo, lociones que contienen alcohol, etc.
Otros se debe a un desequilibrio de las glándulas sebáceas debido a la carencia en el organismo de vitaminas del grupo B y de betacaroteno lo que propiciaría la descamación excesiva e incontrolada del cuero cabelludo. Y algunos más que se debe básicamente a una infección por alguno de estos dos hongos: el pityrosporum ovale o el pityrosporum orbiculare. Eso explicaría que la caspa se pueda contagiar.
También se sabe que el problema se agrava cuando aparece el picor como consecuencia del exceso de secreción de grasa por parte de las glándulas sebáceas.
TIPOS DE CASPA
Caspa seca: Normalmente se manifiesta en la pubertad y se caracteriza por ser escamas pequeñas y volátiles de color blanco, tan numerosas que dan al cabello un aspecto enharinado. Este tipo de caspa puede ir acompañada de picor y se pone de manifiesto con un ligero rascado. Se elimina más fácilmente porque se desprende mejor pero también aparece más rápido.
Caspa grasa: Aparece durante la adolescencia a causa de la alta producción sebácea propia de esta etapa de desarrollo hormonal. Se caracteriza por presentarse en forma de escamas de mayor tamaño, grasas, amarillentas y difíciles de quitar. Se pega a los dedos tras un ligero rascado y está asociada al cabello graso.
¿QUÉ PODEMOS HACER?
El problema de la caspa es diferente en cada persona.
Te lo advierto desde ya: vas a necesitar ejercitar la paciencia porque habitualmente este problema no se soluciona totalmente y reaparece por ciclos. Es pues importante no bajar la guardia en ningún momento y seguir lo más fielmente posible estos sencillos consejos:
Mantén tu cabello limpio para evitar la proliferación de bacterias y, sobre todo, aclara bien el cabello tras cada aplicación.
No uses durante mucho tiempo un tratamiento anticaspa intensivo porque puede irritar el cuero cabelludo y generar más caspa.
Incluye en tu dieta diaria alimentos ricos en ácidos grasos omega3 (por ejemplo, pescados azules) y en zinc (mariscos, carnes rojas, cacahuetes y pipas de girasol) porque su carencia es uno de los generadores de la dermatitis seborreica. También te recomiendo aportes especiales de vitaminas del grupo B y de betacaroteno para estabilizar el cuero cabelludo y beber al menos dos litros de agua diarios. Evita las comidas fritas, el azúcar, el chocolate, los huevos y la leche entera.
No te pongas colonias ni perfumes en el pelo.
Evita los tintes y las permanentes.
No compartas cepillos, horquillas, peines o cualquier otro objeto que haya estado en contacto con el cuero cabelludo.
Evita tocarte constantemente el pelo o frotarte sin cesar el cuero cabelludo. Puedes provocar mayor descamación o que se agrave la infección.