PIES SUAVES Y ATRACTIVOS

Las sandalias los dejan a la vista, presta especial atención a estos trucos para poder lucir unos pies perfectos.
Unos pies atractivos tienen la piel suave e hidratada y las uñas cuidadas. Para conseguirlo y evitar problemas tan frecuentes como la sequedad, las durezas y los talones agrietados es conveniente realizar una pedicura una vez cada 15 días.

Limpieza. Inicia el proceso retirando la pintura con un algodoncito empapado en quitaesmalte, desde el centro al exterior de la uña. A continuación, introduce los pies en un recipiente con agua tibia y jabón neutro y déjalos en remojo durante 10 minutos.
Secado. Tras el baño, seca los pies cuidadosamente sin dejarte las zonas que están entre los dedos ya que, si se acumula la humedad en ellas, pueden aparecer hongos y bacterias.
Cortar y limar. A la hora de cortar las uñas, hazlo en forma horizontal, ya que, si lo haces de forma redondeada, corres el peligro de que se encarnen. Seguidamente, dales forma con la lima en su parte más áspera, perfeccionando el resultado con la más suave.
Masaje. Cuando apliques la crema hidratante, puedes aprovechar para hacerte un masaje. Hazlo con los pulgares de las manos mediante movimientos circulares.

SOLUCIONANDO PROBLEMAS

Sequedad. La clave a la hora de solucionar este problema está en elegir una hidratante específica para la zona. Aplícala a diario después de la ducha. Una buena idea es extender una capa gruesa de hidratante, ponerse unos calcetines de algodón y dejarlos puestos toda una noche. Al día siguiente se consiguen unos pies perfectos.
Durezas. Para prevenir la aparición de durezas es necesario que seas constante. Una buena idea es pasar una piedra pómez o una lima antidurezas en la ducha por zonas como la planta del pie o los talones. También puedes usar, una vez o dos por semana, una crema exfoliante.
Sudor y mal olor. El exceso de sudor, además de resultar molestia, favorece el desarrollo de bacterias, el origen del mal olor. Para acabar con los dos problemas es necesario, además de mantener una buena higiene, utilizar medias y calcetines transpirantes de algodón o hilo y zapatos de piel. En verano, la mejor opción son las sandalias. En el mercado encontrarás una gran variedad de productos desodorantes y antitranspirantes que solucionarán el problema.

BUENAS COSTUMBRES

Anda descalza. Es un buen ejercicio que fortalece la musculatura y permite la oxigenación de la piel. Puedes hacerlo en casa, sobre una alfombra y, en el exterior, en el césped o la arena de la playa.
Gimnasia para pies. Cuando estés sentada, aprovecha para girar los tobillos y estirar los pies, adelantando la punta de los dedos. Son ejercicios que te ayudarán a conseguir una mayor agilidad.
Duchas alternas. Para estimular la circulación y descongestionar los pies después de un día caluroso, no hay nada mejor que realizar duchas alternas con agua caliente y fría, acabando siempre con esta última.