DIETA PARA PREVENIR LOS PROBLEMAS GINECOLÓGICOS

Muchos trastornos femeninos podrían mejorar considerablemente con una alimentación equilibrada y rica en nutrientes.
Síndrome premenstrual. Además de reducir la sal, debes tomar alimentos ricos en fibra soluble (avena, nueces, legumbres y algunas frutas y verduras) ya que ayuda a restaurar el equilibrio hormonal.

Hinchazón antes y después de la regla. Los alimentos diuréticos, como la piña, los espárragos, la cebolla, etc., ayudan a combatir la retención de líquidos.

Dolor menstrual. Una dieta rica en magnesio (frutos secos, dátiles, espinacas…) y calcio (lácteos) puede reducir las contracciones uterinas. Los hidratos de carbono (arroz, pasta y legumbres) también ayudan a aliviar las molestias.

Sangrado excesivo. Para no sufrir anemia por déficit de hierro, debes tomar alimentos con un alto porcentaje en este mineral como la carne, el pollo y las espinacas. Las frutas ricas en vitaminas C, como la naranja, el limón, el kiwi facilitan la absorción del hierro.