CREMAS DE NOCHE PARA RENOVAR TU PIEL


El sueño no sólo puede ser reparador para tu mente y tu cuerpo, sino también para tu piel. Y es que mientras duermes la epidermis se recupera de las agresiones sufridas durante el día y activa con más intensidad sus funciones reparadoras y regeneradoras. Potencia todo estos efectos siguiendo nuestros consejos.
Aunque caigas en un plácido y profundo sueño cuando llega la noche, hay una parte de ti que nunca duerme: tu piel. Precisamente durante las horas nocturnas concretamente, entre la una y las cinco de la mañana-, es cuando la epidermis se restaura y pone en marcha sus procesos de regeneración celular, ya que con la relajación corporal aumenta el riego sanguíneo que nutre la piel y el nivel de hormonas de crecimiento, que favorece la multiplicación celular y la sustitución de las células dañadas o envejecidas por otras nuevas. Las cremas de noche mejoran todos estos procesos naturales para que te despiertes, cada mañana, con una piel perfectamente lisa, suave y descansada. Conoce algunos de sus principales beneficios:
Efectos prolongados. Las cremas de noche permanecen más tiempo sobre nuestra piel, lo que prolonga la duración de sus efectos.
A resguardo del sol. Debido a la exposición de la piel a los rayos solares, las cremas de día deben evitar principios activos, como la vitamina C, que, a pesar de su eficacia, son fotosensibilizantes. Las cremas de noche, en cambio, pueden incorporarlos sin problemas.
Aumentan la firmeza de la piel. La síntesis de colágeno y elastina, las fibras que mantienen la piel tersa y lisa, alcanza su punto álgido de madrugada, un beneficio que las cremas de noche potencian con ingredientes como el retinol.
Mientras que las cremas que se utilizan de día suelen ser más ligeras (su función principal es hidratar y proteger la piel de las agresiones externas, fundamentalmente del sol), los productos de noche son más ricos y untuosos y están formulados con activos más potentes a fin de reforzar su misión reparadora e hidratante.
Ingredientes de eficacia probada. Los cosméticos recomendados para renovar la piel de tu rostro mientras duermes deben contener ingredientes como las ceramidas o la glicerina (que evitan la pérdida de agua), activos antioxidantes que frenan el envejecimiento prematuro de la piel (como las vitaminas C y E), regeneradoras celulares (como la vitamina A o retinol) y activos de acción nutritiva, calmante y antiinflamatoria, los cuales mantienen el nivel de hidratación adecuado de la piel al mismo tiempo que atenúan los signos de cansancio (ojeras, bolsas, piel cetrina, etc).
En caso de piel madura, conviene elegir una crema de noche con retinol y Q10, eficaces contra la proliferación de arrugas, o con colágeno y ácido hialurónico, dos activos que previenen la flacidez cutánea.

3 PASOS PARA SACARLE TODO EL PARTIDO A TU CREMA DE NOCHE
Piel limpia. Sólo si tus poros están limpios, el producto podrá absorberse como es debido. Para ello, lava y seca bien la cara y aplica, a continuación, un tónico que elimine los restos de producto y arrastre las impurezas.
A tiempo. Conviene aplicar la crema de noche, como mínimo, 10 minutos antes de irte a dormir, así tu piel podrá absorber el producto perfectamente.
Masajea. Extiende la crema con un suave masaje hasta su total absorción. De esta forma, se consigue activar la microcirculación sanguínea, se favorece la eliminación de líquidos retenidos bajo la piel y se aumenta el nivel de relajación.

SABIAS QUE…
La noche es el momento ideal para renovar la piel del resto de tu cuerpo y aplicar tratamientos específicos que, al igual que sucede con el rostro, potencian su efecto mientras duermes.
Piel hidratada y morena. Lo podrás conseguir extendiéndote cremas hidratantes enriquecidas con ingredientes autobronceadores.
Acaba con la celulitis. Puesto que de noche las células están en pleno proceso de autorreparación, los productos anticelulíticos actúan con mayor eficacia.
Restaura pies y manos. Aprovecha tus horas de sueño para nutrir la piel de tus manos y tus pies, algo que resulta más engorroso de día.