CÓMO PREVENIR LA OSTEOPOROSIS

Aunque se trata de una dolencia que afecta mayoritariamente a mujeres en la menopausia, cuanto antes actuemos contra ella, menos posibilidades tendremos de sufrirla en el futuro.
El hueso es un órgano vivo. El 90% de la masa ósea se forma durante los primeros 30 años de nuestra vida. A partir de esta edad, o se mantiene el que ya se tiene o bien se pierde (se calcula que, a partir de los 40, se puede perder hasta un 0,5% de densidad ósea al año).

¿QUÉ ES LA OSTEOPOROSIS?
Osteoporosis significa hueso poroso y es una dolencia que se caracteriza por la fragilidad progresiva de los huesos, que, a largo plazo, puede causar fracturas en la cadera, vértebras, cuello de fémur o muñeca.

EL MOMENTO CRÍTICO...LA MENOPAUSIA
Aunque puede aparecer en ambos sexos, la osteoporosis es una dolencia eminentemente femenina (dos tercios de los afectados son mujeres). Ya hemos visto que la pérdida ósea aumenta con la edad, pero a partir de la menopausia, debido al descenso brusco de los estrógenos, se acentúa todavía más.
Por qué ocurre?
Los estrógenos son las hormonas femeninas por excelencia y una de sus funciones es la de mantener la densidad de los huesos en óptimas condicines. Cuando los estrógenos descienden, los huesos se vuelven más frágiles (cerca de un 15% más).
¿Quiere eso decir que todas la mujeres sufren osteoporosis cuando entran en la menopausia? Por supuesto que no. Las que llegan a esta etapa con unos huesos fuertes no tienen por qué padecerla.
Precauciones
El riesgo se acentúa cuando se sufre menopausia precoz. Las mujeres que entran en esta etapa antes de los 45 años tienen mayores posibilidades de sufrirla, por lo que, si se encuentran en ese caso, es conveniente extremar las medidas preventivas.

FACTORES QUE INFLUYEN EN SU APARICIÓN
Hay determinados factores que influyen, de forma decisiva, en la aparición de la osteoporosis. Algunos de ellos se puede evitar, por lo que conocerlos nos ayudará a prevenir mejor esta enfermedad.
Envejecimiento. Con el paso de los años, disminuye la cantidad de hueso. Es un factor inevitable que ocurre en todas las personas, pero sólo si esta disminución es importante aparece la osteoporosis.
Herencia. El factor hereditario influye en un 70% en la aparición de la enfermedad. Si tu madre o tu abuela han sufrido osteoporosis, tienes muchas posibilidades de padecerla tú también.
Dieta pobre en calcio. Se trata de un mineral esencial para la formación de los huesos. Es imprescindible tomarlo en cantidad suficiente, muy especialmente durante la infancia y la juventud.
Delgadez. Las personas delgadas suelen tener los huesos más frágiles. Esto quiere decir, sin embargo, que el sobrepeso proteja a los huesos. Lo ideal es mantener un peso saludable.
Fármacos. Hay una serie de medicamentos que también aumentan el riesgo de osteoporosis como, por ejemplo, los corticoides que se toman contra el asma, alergias, o artrosis, algunos fármacos para el cáncer, etc.
Enfermedades. De la misma manera, dolencias como la anorexia, la artritis reumatoide, el intestino irritable, hipertiroidismo, etc., pueden influir en su aparición.
Tabaco, alcohol y café. El consumo excesivo de estas sustancias favorece la descalcificación ósea.
Sedentarismo. El ejercicio estimula la formación de hueso y nos ayuda a mantenernos ágiles. Las personas sedentarias tienden a tener los huesos más frágiles y son más propensas a las caídas.

DENSITOMETRÍA PARA UN DIAGNÓSTICO PRECOZ
Esta prueba, específica para medir la densidad o la cantidad de calcio de los huesos mediante rayos X, es uno de los mejores preventivos a la hora de detectarla antes de que se produzca una fractura.
Para quién?
Ésta prueba se realiza a todas las mujeres mayores de 65 años o más jóvenes cuando existen problemas como el déficit hormonal, menopausia precoz y mujeres menopaúsicas con uno o más factores de riesgo.
En qué consiste?
La prueba, totalmente indolora y no invasiva, mide el contenido de mineral óseo de la 2ª, 3ª y 4ª vértebras lumbares y el cuello del fémur. Dura unos 10-15 minutos por zona evaluada.

MEDIDAS PREVENTIVAS QUE FUNCIONAN
Sea cual sea nuestra edad y el riesgo que tengamos de sufrir osteoporosis, estas sencillas medidas nos ayudarán a garantizar durante más tiempo la buena salud de nuestros huesos.
Dieta rica el Calcio y vitamina D
Un aporte correcto desde la infancia de estos dos imprescindibles nutrientes es una de las mejores garantías a la hora de prevenir esta enfermedad.
Calcio. El Calcio lo encontramos principalmente en la leche y sus derivados. La cantidad necesaria dependerá de la edad.
* Entre 35 y 45 años: 1000 mg de calcio al día (1200 mg durante el embarazo)
* A partir de los 45 años: 1500 mg diarios.
Para hacernos una idea, en un vaso de leche de 220 ml hay 300 mg de calcio y en un yogur, sobre los 170.
Vitamina D. Además del calcio, la vitamina D resulta imprescindible, ya que ayuda a fijar este mineral en el hueso. El organismo tiene dos formas de sintetizar esta vitamina, a través del sol (bastan 15 minutos de exposición al día para obtener la cantidad recomendada) o por medio de la nutrición, a base de alimentos como los lácteos enteros, el pescado azul, la yema de huevo, etc.
Ejercicio
El sedentarismo es la vía más rápida hcia el deterioro progresivo de los huesos. Para evitarlo, es conveniente realizar deporte a diario. Es necesario, sin embargo, que se trate de una actividad de resistencia, es decir, en la que el cuerpo deba soportar su propio peso (en este caso, no resultan efectivos, por ejemplo, los deportes acuáticos como la natación). Los más recomendados son caminar, correr, bailar, jugar al tenis, hacer pesas pequeñas, aeróbic, etc.
Además, las personas que practican deporte son más ágiles y tienen una mejor coordinación de los movimientos, por lo que son menos propensas a sufrir caídas y fracturas en la tercera edad.

OTRAS RECOMENDACIONES
Una vez diagnosticada la enfermedad, hay que tener en cuenta que hay tratamientos muy eficaces para mantenerla controlada y evitar las fracturas.
Hay fármacos que pueden detener la destrucción ósea y otros que resultan muy útiles para la formación de hueso nuevo. Consulta con tu médico sobre el más adecuado. También puedes tomar suplementos de calcio y de vitamina D.
Utiliza un calzado adecuado para no resbalar y que se ajuste bien al pie.
Si es necesario, ayúdate de un bastón para caminar.
En casa, procura que las estancias estén bien iluminadas y que no hayan obstáculos (cables, objetos, etc.) que puedan provocar caídas.
Coloca barras de seguridad en escaleras, en la bañera, etc. La osteoporosis aparece cuando el hueso se vuelve más poroso. Esto sucede de forma progresiva y sin causar síntomas. Por regla general, hasta que no se produce la primera fractura, no se advierte su presencia. Por esta razón, es importante ponerle freno desde el primer momento.