GINSENG



El Ginseng es, sin lugar a dudas, la hierba china más conocida en Occidente. Descubre algunas de las muchas aplicaciones terapéuticas de esta planta.
Agotamiento nervioso
La  más destacada cualidad del ginseng es que ayuda al organismo a adaptarse al estrés tanto físico como psíquico o para superar un estado de agotamiento nervioso puntual.

Baja tolerancia al frío
En el norte de China, los campesinos toman ginseng para afrontar con energía los largos y duros inviernos. Las personas con baja tolerancia a las temperaturas extremas, pueden añadir cada mañana una cucharadita del polvo de la raíz a un zumo de naranja.

Falta de resistencia
Los deportistas toman ginseng para aumentar su resistencia y mejorar sus marcas. Es tal su eficacia que en algunos países se incluye en las listas antidopaje.

Pérdida de concentración
La toma de ginseng combate la fatiga intelectual y mejora la actividad cerebral. De ahí que sea un recurso herbal útil en período de exámenes.

Colesterol
La toma de esta planta ayuda a reducir los niveles altos de colesterol y de glucosa, aparte de impulsar las defensas y reducir los procesos inflamatorios.

Problemas sexuales del hombre
Gracias a su capacidad adaptógena, el ginseng aumenta la potencia sexual con la misma eficacia con la que trata la eyaculación precoz. Para aprovechar sus virtudes afrodisíacas y mejorar la respuesta sexual, conviene tomarlo en cápsulas. No sigas este consejo si eres hipertenso.

OTROS USOS
Cocina. En algunos países de Oriente, el ginseng es un ingrediente más de las sopas y caldos. En China, la raíz se mastica para recibir una inyección de energía inmediata.
Cosmética. Las cremas hidratantes enriquecidas con este ingrediente revitalizan la piel y retrasan el envejecimiento.

PRECAUCIONES
No tomar en caso de embarazo o hipertensión. No debe consumirse cafeína durante un tratamiento con ginseng.