PIEL MÁS JOVEN Y LUMINOSA EN UNOS MINUTOS

Si el espejo te devuelve una imagen de ti que no te satisface, rejuvenece el aspecto de tu rostro con estos rápidos remedios, desde los milagrosos sérums al maquillaje con truco.
1- ELIMINA EL CANSANCIO
Si tienes un compromiso (una reunión familiar, una cena romántica...) o, simplemente quieres ganar luminosidad y frescura en tu rostro, sigue estos trucos infalibles.
Ojos. Es la zona donde más se nota la expresión de cansancio. Para eliminar de un plumazo ojeras, hinchazón, etc., basta con colocar sobre los párpados cerrados dos gasas empapadas en té frío durante unos cinco minutos.
Piel fresca. Un remedio rápido para estimular la circulación sanguínea superficial y renovar la piel del rostro es lavarse la cara primero con agua caliente y después con agua fría. Si dispones de más tiempo, puedes hacerte una mascarilla rápida con rodajas de pepino (10 minutos) o bien aplicarte un tónico que habrás guardado en la nevera. Si eres aficionada a la cosmética natural, prepara tú misma un tónico casero mezclando infusión de cola de caballo y salvia.

2- COSMÉTICA MILAGROSA E INMEDIATA
Una vez tonificado el rostro, llega el momento de mejorar su tono y suavizar las marcas de expresión.
Los productos "flash". Son potentes revitalizadores que hidratan y tensan la piel, borrando las huellas del cansancio (arrugas, flacidez...) de forma instantánea. Tienen, además, principios activos antiedad que cuidan y tonifican la piel a fondo.
Cómo funcionan. Los puedes encontrar en ampollas y también en mascarillas, sérums, espray e, incluso, en toallitas. Algunos de ellos, además, contienen pigmentos reflectores para aumentar la luminosidad del rostro.
Cómo utilizarlos. Se aplican sobre la piel escrupulosamente limpia e hidratada antes del maquillaje, extendiéndolos bien por todo el rostro. Si el producto tienen la textura de sérum o es líquido, es mejor no usarlo directamente sobre el rostro. En este caso se aconseja poner unas gotas en la yema de los dedos y extenderlo con suavidad. Al tratarse de cosméticos muy ligeros, pueden utilizarlos todo tipo de pieles.

3- MAQUILLAJE REVITALIZADOR
El toque final a la hora de conseguir un efecto fresco es elegir los tonos y los acabados más favorecedores.
Mirada descansada. La clave está en elegir tonalidades claras y satinadas puesto que aportan una mayor luminosidad al rostro. Evita los colores rosados, ya que darán a tus ojos un aspecto enrojecido. Para lograr un efecto de ojo limpio, no marques el ojo con lápiz o eye-liner (a lo sumo una raya muy fina en un tono gris, marrón o berenjena). Conseguirás una mirada descansada, aplicando un punto de luz con sombra blanca en la zona del lagrimal. Si tienes ojeras, usa previamente un corrector uno o dos tonos más claro. En cuanto a las pestañas, utiliza una máscara transparente o limítate a darles forma con un riza-pestañas.
Piel luminosa. Elige una base ligera (las espesas marcan las arruguitas de expresión) y en tonos claros y un colorete salmón o melocotón para las mejillas. Las bases correctoras, aplicadas antes del fondo, te ayudarán a conseguir un acabado fresco.
Labios jóvenes. Escoge labiales en tonos suaves, como toda la gama de "nude" (hueso, beige...), los rosas claros, el coral...o bien aplícate únicamente un poco de "gloss". Evita perfilar el contorno, ya que los trazos marcados endurecen la expresión.

TRUCOS ANTIFATIGA
 Ojos enrojecidos. Lávatelos con infusión tibia de manzanilla.
"Flash"casero. Machaca una aspirina y mézclala con agua y unas gotas de zumo de limón. Aplícala sobre el rostro y lo rejuvenecerás al instante.
Ropa de color. Si estás cansada, evita vestirte de negro. Es mejor elegir ropa de colores brillantes y luminosos.
Expresión alegre. Sonríe siempre que tengas ocasión, es la forma más fácil de borrar el cansancio de tu rostro.