LA MEJOR DIETA PARA EL DEPORTISTA

Las personas que tienen un gasto energético importante, ya sea por practicar deporte o por tener un trabajo que implique desgaste físico, es necesario que pongan especial atención en su dieta.
No se trata de comer más, sino de hacerlo mejor. Es importante, por ejemplo, que haya un buen equilibrio entre alimentos ricos en hidratos de carbono (pan, pasta, arroz...) y proteínas (carnes, huevo, pescado, lácteos desnatados...). También es conveniente reducir la grasa (embutido, lácteos enteros, bollería...) y aumentar el consumo de fruta y verdura.

Si se prevé un esfuerzo físico intenso, se aconseja un desayuno completo a base de fruta, leche desnatada, pan con aceite de oliva y jamón o bien tostadas con mermelada o margarina y, a media mañana un puñado de frutos secos.

A la hora de la comida, se puede incluir una pequeña ensalada variada, un plato de pasta o de arroz y carne o pescado de segundo plato. De postre, una pieza de fruta o un yogur desnatado. A la hora de la cena, se aconseja tomar verdura variada, pescado o huevo y, de postre, fruta o yogur.

Si la actividad física dura más de tres cuartos de hora, puede ser conveniente tomar una barrita de cereales o similar antes de empezar o, después, como tentempié.