PIEL SANA Y CUIDADA PARA EL VERANO

 Protege tu piel con antelación para que luzca cuidada, bonita y saludable para el verano. Sigue estos consejos.
Tanto si te gusta estar bronceado/a como si no, en verano pasamos muchas horas expuestos a una radiación solar más intensa que en cualquier otra estación del año. Por eso es fundamental tomar, con un mínimo de 30 días de antelación, una serie de precauciones.

ALIMENTA TU PIEL
Consigue un "escudo protector" gracias al papel de los ácidos grasos omega 3, forman parte de la capa hidrolipídica que protege la piel, fomentando la retención de agua en su interior y por tanto la defensa frente a la radiación solar.

COCKTAIL ANTI-OXIDANTE
Procura tomar muchos antioxidantes, así conseguirás combatir el efecto de los radicales libres (RL) responsables de la aparición de arrugas y flacidez. ¿Cómo? Muy fácil: los RL debilitan las fibras de colágeno y elastina, y esto se traduce en flacidez y surcos. Tomando zumos de frutas con un alto índice CARO y reforzando nuestra dieta con vitaminas C, E y betacarotenos conseguiremos proteger nuestro cuerpo y lucir una piel rejuvenecida. Estas vitaminas fomentan la producción de melanina, un pigmento natural que nos protege de la radiación y que aportará a nuestra piel un tono dorado muy favorecedor.

USA SIEMPRE PROTECCIÓN
A pesar de que cuides tu piel desde dentro es importante protegerse de la radiación solar y otros factores ambientales evitando la aparición de manchas y arrugas con filtros solares que contengan un índice de protección alto. No olvides que la radiación está en todos sitios: mientras paseamos, tomamos un café en una terraza...¡recuerda que el suelo y los edificios reflejan la radiación del mismo modo que lo puede hacer la arena de la playa!
Si quieres lucir un tono bronceado sin los efectos dañinos de los rayos solares, el autobronceador es la mejor solución.