CÓMO TRATAR EL PRURITO VAGINAL

El prurito vaginal es motivo frecuente de consulta ginecológica en las mujeres. Es importante conocer la causa para poder evitarla y así poder dar con la solución.
Esta molestia genital que produce picor e irritación en la piel de la vejiga y en la vulva suele resultar muy incómoda y provoca la necesidad de rascarse, haciendo que empeore la zona afectada.

QUÉ LO PROVOCA
  • Algunos irritantes químicos (como detergentes y suavizantes de tela, ungüentos o aerosoles femeninos).
  • Menopausia. La disminución de los niveles de estrógenos causa sequedad vaginal.
  • Otras infecciones vaginales, como la candidiasis o la vaginitis.
  • Una situación de estrés puede incrementar el prurito y favorecer las infecciones.
CÓMO TRATARLO
  • Limpiar la zona afectada muy bien, y a diario, desde delante hacia atrás, después de orinar o de defecar.
  • Evitar las duchas vaginales y los aerosoles, así como el papel higiénico y los jabones perfumados, ya que irritan más.
  • Descartar los materiales sintéticos y utilizar ropa interior de algodón.
  • Durante el verano, intentar cambiar la ropa húmeda, como el bikini, lo antes posible.