BAÑO DE SALES MINERALES PARA RELAJARTE DE VERDAD

Si aún no consigues desconectar y necesitas urgentemente relajarte, remédialo con un baño de sales: calman, tonifican y nutren la piel.
Las sales minerales de baño aportan minerales y sustancias que mejoran y revitalizan tu piel, además de propiciar el relax, serenar tu mente, equilibrar tus emociones, repara y duermes a pierna suelta sobre todo si has practicado ejercicio a última hora de la tarde.

EL RITUAL DEL BAÑO
Sigue estos pasos para disfrutar al máximo de las propiedades benéficas de las sales:
  • Busca un momento tranquilo, solo para ti: Sin los ajetreos ni las preocupaciones de la vida cotidiana. Deja todo en un baúl y dedícate un tiempo propio.
  • Crea el ambiente para disfrutar al máximo: Unas velas, unas flores, unas toallas mullidas, una música suave y una tisana relajante te ayudarán a crear el ambiente para disfrutar al máximo.
  • El agua, a 37ºC como máximo: Así relajarás el cuerpo y serenarás la mente. El calor ayudará a potenciar el aroma de las sales minerales, que debes inhalar profundamente para beneficiarte de sus numerosas propiedades.
  • Al terminar, un masaje suave: Termina el tratamiento dándote un suave masaje por todo el cuerpo e insistiendo en los hombros y el plexo solar (red de nervios en la zona lumbar).
LAS SALES DEL MAR MUERTO
El mar Muerto es una extensión de agua salada a más de 415 metros por debajo del nivel del mar, por lo que es el punto más bajo de la Tierra. Durante milenios se han ido depositando minerales con propiedades curativas, que cada vez pueden ser disfrutadas por más personas y son más asequibles a más bolsillos.

Entre sus bondades destacamos algunas:
  • Sus sales relajan, tonifican y nutren la piel manteniendo su equilibrio
  • Mejoran los problemas musculares, reumatológicos, afecciones de la piel (psoriasis o eczemas) y la circulación.
  • El azufre y el hidrógeno que contienen son vitales para mejorar la piel.
  • El bromo actúa como un calmante y relajante del sistema nervioso.
  • El calcio ayuda a fortalecer los huesos y favorece la cicatrización de las heridas.
  • El yodo tiene poder antiinflamatorio.
Las sales del mar Muerto, además de poderlas disfrutar en algunos spas de nuestro país, las puedes usar en casa. Se disuelven en una bañera con agua caliente, a la que después se añade agua fría. Luego hay que relajarse en un baño de no más de 20 minutos.