CÓMO VENCER LA FATIGA Y RECUPERAR LA ENERGÍA

Tras el descanso vacacional, es posible que te cueste volver a coger el ritmo. Si la "reentré" te está costando más de lo acostumbrado, sigue estos consejos.
La tercera parte de las personas que acuden al médico se quejan de sufrir fatiga injustificada y falta de energía para adaptarse al ritmo diario. Aunque el cansancio puede ser el síntoma de muchas enfermedades, en la mayoría de ocasiones, se trata únicamente de la consecuencia de una falta de ajuste en nuestros biorritmos. Un cambio de hábitos puede ayudarnos a recuperar la energía.

ALIMENTOS ANTICANSANCIO
Una dieta incorrecta puede hacer que te sientas más agotado/a de lo normal, ya que la falta de vitaminas y minerales merma tus reservas de energía.
Fruta y verdura
Los expertos recomiendan tomar, como mínimo, cinco raciones de fruta y verdura al día, cuanto más variadas mejor (procura que no falte una pieza de fruta rica en vitamina C, como la naranja, el kiwi, etc., y un plato de ensalada a diario).
Desayuno, imprescindible
Salir de casa sin desayunar o con un simple café es una mala costumbre, ya que nuestro organismo, después del ayuno nocturno, necesita un extra de energía para afrontar el día. Para ello, debemos realizar un desayuno completo a base de cereales (pan, galletas o cereales de desayuno, todo ello integral), una ración de fruta o zumo casero y proteínas (un producto lácteo, queso o jamón sin grasa, frutos secos...). En épocas de extremo cansancio, se aconseja tomar un zumo de naranja, por su contenido en vitamina C y una ración de copos de avena, por aportar un completísimo cóctel de nutrientes (vitaminas, minerales, carbohidratos, etc.).
Entre horas, frutos secos
Si necesitas hacer algún que otro tentempié a lo largo del día, en lugar de recurrir a los alimentos azucarados (auténticos "ladrones" de energía), tómate un puñadito de frutos secos. La energía que proporcionan es más duradera, además de tratarse de alimentos muy saludables, muy ricos en grasas beneficiosas. Procura, asimismo, no pasar más de tres o cuatro horas como máximo sin comer par no sufrir "bajones".

EJERCICIO, LA MEJOR FORMA DE REACTIVARSE
Puede que te parezca un contrasentido pero, si te sientes fatigado/a, lo mejor que puedes hacer es saltar del sofá y hacer un poco de ejercicio. Tu organismo se reactivará y te sentirás más animado/a.
Cuando se hace ejercicio, aumenta la producción de endorfinas, unas hormonas que, además de mejorar nuestro humor, nos hacen sentir con más energía. Para ello, es imprescindible que la actividad física se realice de forma regular (tres o más veces por semana) y en sesiones de media hora de duración como mínimo. Todos los deportes resultan adecuados para ello, pero los de tipo aeróbico (andar, correr, nadar, ir en bicicleta, sobre todo si se practican al aire libre) son especialmente eficaces.

CONTROLA EL ESTRÉS
Un disgusto o un exceso de tensión nerviosa puede desgastar el organismo, hasta el punto de provocar una situación de fatiga continuada. El estrés aumenta la producción de cortisol, una hormona que, si bien nos ayuda a estar más alerta, también produce, al descender bruscamente sus niveles, sensación de cansancio y desánimo. Para romper con este círculo vicioso es necesario dedicar unos minutos al día a relajarnos. Cada persona puede buscar sus recursos, desde escuchar música tranquila hasta practicar disciplinas como el yoga y el taichi. Si vives una situación continua de estrés, es posible que necesites reorganizar tus rutinas, elaborando una lista de prioridades y dedicar tu tiempo y esfuerzo a lo que realmente importa.

DESCANSO NOCTURNO
No es necesario que sufras insomnio para no descansar lo suficiente. Aunque duermas las horas necesarias, si no consigues un sueño verdaderamente reparador, al día siguiente te notarás nervioso/a y agotado/a. Para lograr un buen descanso, es necesario relajarse antes de ir a dormir, evitando las distracciones estresantes como la televisión o navegar por internet, y sustituirlas por actividades tranquilas como leer, darse un baño con agua caliente, escuchar música, etc. También es importante procurar que el ambiente de tu dormitorio sea lo más relajante posible. Una habitación adecuada para el descanso debe estar totalmente a oscuras, a una temperatura ambiente agradable y a salvo de ruidos. Evita asimismo la presencia de aparatos eléctricos (televisión, ordenador...). Por lo que respecta a la siesta, es una buena opción si no se ha dormido lo suficiente durante la noche, siempre y cuando no se prolongue más de 30 minutos.

PRODUCTOS NATURALES
Los productos naturales te ayudarán a superar la fatiga de forma eficaz y evitarán que abuses de estimulantes como el café, las bebidas de cola o el té negro.
Jalea Real
Es muy eficaz en casos puntuales de extremo cansancio (exámenes, convalecencias, etc.). Además de estimular, reequilibra el sistema nervioso.
Ginseng
Aumenta el rendimiento físico y mental y mejora la capacidad de concentración. Está contraindicado en casos de hipertensión.
Eleuterococo
Resulta especialmente útil en casos de estrés y depresión. También ayuda a aumentar el rendimiento intelectual.
Espirulina
Por su riqueza en minerales, este tipo de algas se recomienda en casos de anemia, y falta de minerales. Ayuda a recuperar la forma física y la energía.