FONDOS DE MAQUILLAJE PARA UN CUTIS PERFECTO

Lucir una tez impecable, como la de las actrices en la alfombra roja, está al alcance de tu mano. Cuando compruebes por ti misma lo que un buen fondo de maquillaje puede hacer por tu piel, ya no podrás prescindir de él. Quien avisa no es traidor...
ELIGE EL PRODUCTO QUE MEJOR SE ADAPTA A TU PIEL
Acierta con el tono
La clave, elegir un maquillaje de un color lo más similar posible a tu piel y probarlo en la mandíbula. Si, al extenderlo, se funde perfectamente con la tez habrás hecho diana. Ante la duda, escoge el tono más claro, ya que los oscuros echan años. Los que contienen pigmentos rosáceos refrescan las pieles apagadas o desvitalizadas. ¿Que tu cutis tiende a las rojeces? Escoge entonces un producto con pigmentos amarillos.
La textura ideal
Al tener más cantidad de polvo, los maquillajes compactos absorben el exceso de sebo. De ahí  que sean la opción más indicada en caso de piel mixta o grasa. Los cremosos, de textura más untuosa, cubren mejor las necesidades de los cutis secos.
¿De más o menos cobertura?
La cantidad de pigmento incluída en el producto determina el nivel de cobertura, es decir, la capacidad de un maquillaje para disimular los defectos de la piel. Los más cubrientes camuflan manchas, tapan rojeces y ocultan granitos al instante.

ELECCIÓN PERSONALIZADA
Los "fond de teint" de hoy en día aportan tecnología de última generación. Sólo así se explica que haya fórmulas ligeras pero con gran cobertura o fondos que dejen la piel mate y jugosa a la vez. Y tú, ¿qué necesitas?
"Mi lema: la naturalidad"
Decántate por un fondo de maquillaje "segunda piel", de textura fluida y baja cobertura. Estos productos unifican el tono de la tez y realzan su belleza, sin crear ningún otro "efecto especial".
"Adiós a los brillos"
Elige un maquillaje "oil free" de acción matificante, que incorpore activos absorbentes como el caolín o las esferas de zinc. Por suerte, las fórmulas actuales ya no son tan densas ni se cuartean sobre la piel con el paso de las horas como las de antes.
"Desearía aparentar menos edad"
Lo tuyo son los fondos de maquillaje en crema de efecto "lifting", con activos antiarrugas que dan firmeza a la piel. Elige uno cubriente, capaz de igualar el tono y camuflar otras imperfecciones de la piel, y de acabado ultraluminoso.
"Busco un producto que dure todo el día"
Los maquillajes inalterables, enriquecidos con compuestos que fijan el color, colmarán tus deseos. Sus fórmulas resisten todo tipo de desafíos -humedad, calor, sudor, etc-, manteniendo la piel impecable hasta la noche.
"Mi cutis es sensible"
No te preocupes. Hay productos que, además de maquillar la tez, calman y resguardan la piel del exterior.
"Me levanto con el tiempo justo"
Apuesta por los productos tres en uno que hidrata la piel al mismo tiempo que corrige defectos y aporta una nota de color.

SIENTA LAS BASES CON LAS HERRAMIENTAS ADECUADAS
De poco sirve comprar el mejor maquillaje si no se dispone de los utensilios correctos para aplicarlo. La inversión merece la pena porque gastarás menos producto.
Con brocha
Te ayudará a fundir el maquillaje fluido o cremoso con una precisión absoluta y un resultado tan natural como cuando se hace con los dedos. Son fáciles de reconocer porque tienen el corte redondeado, son planos y de pelo muy tupido.
Con esponja
Esta herramienta, la más indicada a la hora de extender el maquillaje compacto, aumenta la fijación del producto y, al permitir una mayor cobertura, tapa los defectos de la piel a la perfección. Con la esponja seca, el efecto es semimate y aterciopelado. Si la humedeces, el resultado es más ligero y satinado.
Manual de uso
Date ligeros toques en el eje central del rostro y arrastra el producto con movimientos ascendentes, sin olvidar el cuello.
El broche de oro
El toque final lo ponen los polvos traslúcidos, sueltos o compactos. Dejan la piel isn rastro de brillos y con un acabado aterciopelado muy elegante. Se extienden con una brocha gruesa con movimientos circulares.