POR QUÉ ALGUNOS RESFRIADOS NO SE CURAN



La duración normal de un resfriado común es aproximadamente entre una y dos semanas. Cuando se prolonga durante más tiempo, es posible que se trate de otro tipo de trastorno.

Tos, mucosidad, estornudos, malestar...se trata de síntomas muy habituales y que no dan lugar a dudas. Se calcula que un adulto sufre entre dos y cuatro resfriados al año y los niños, entre cinco y nueve, según la edad. Son procesos que duran dos semanas como mucho y que, por regla general, se curan espontáneamente y sin dejar secuelas. En algunos casos, estos procesos se alargan más de lo habitual, afectando negativamente nuestra calidad de vida.

Y SI SE TRATA DE...?
UN PROBLEMA ALÉRGICO
Alergias y resfriados tienen síntomas muy similares (estornudos, dolor de cabeza, dolor de garganta, goteo nasal...), por lo que resulta muy fácil confundirlos.
Síntomas
Una de las pistas principales es su duración, ya que los síntomas alérgicos suelen tener una duración variable, desde unas horas a varias semanas o meses, dependiendo del tiempo en el que se está en contacto con el alérgeno (la sustancia que provoca la alergia). Otra diferencia es que los síntomas de la alergia aparecen de forma súbita, mientras que los del resfriado se presentan progresivamente.

GRIPE
Ambos procesos son infecciones que, aunque comparten ciertas características, son enfermedades diferentes. La gripe es una enfermedad muy contagiosa que se transmite rápidamente, aparece entre 48 y 72 horas después de haber sido infectado. Los síntomas duran una media de 5 a 7 días.
Síntomas
Fiebre alta (hasta 40º C), dolor de cabeza, dolor de garganta, dolores musculares, tos seca, debilidad y cansancio. Otros síntomas menos frecuentes son ojos llorosos y dolorosos, congestión nasal y moqueo.

SINUSITIS
Se trata de la inflamación de la mucosa que recubre los senos paranasales (las cavidades de unos huesos situados alrededor de la nariz, bajo los ojos) debido a una infección provocada generalmente por virus, bacterias u hongos o bien por una rinitis alérgica.
Síntomas
Se produce una secreción nasal muy espesa con un tono amarillento o verdoso, debido a la presencia de microorganismos. También suele sufrirse un dolor de cabeza localizado en la frente y en las mejillas muy intenso y persistente y, en ocasiones, fiebre.

BRONQUITIS
Se trata de la inflamación del recubrimiento de los bronquios, el tejido que conecta la tráquea con los pulmones. Los agentes causantes suelen ser virus o bacterias. Es habitual que la infección tenga lugar después de un resfriado mal curado.
Síntomas
El más frecuente es la tos persistente con flema (mucosidad espesa de color blanco, amarillo o verdoso). Otros síntomas muy representativos de esta dolencia son la dificultad al respirar, la sensación de opresión en el pecho y las sibilancias (pitidos al respirar).

REAGUDIZACIÓN DE LA ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA CRÓNICA (EPOC)
Se trata de una dolencia en la que se suelen aunar dos trastornos distintos: la bronquitis crónica y el enfisema. Si no se detecta y trata a tiempo, puede provocar la destrucción progresiva de los pulmones. En la gran mayoría de los casos, el principal agente causante de la enfermedad es el tabaco.
Síntomas
En un primer estadio, son muy similares a los de la bronquitis: tos con o sin flema, sensación de fatiga, dificultad respiratoria y sibilancias. A medida que va avanzando, estas molestias se hacen cada vez más graves e incapacitantes.

DEFENSAS BAJAS
En ocasiones, lo que a nosotros nos puede parecer un resfriado más largo de lo normal es, en realidad, una sucesión de varios procesos catarrales que se acumulan unos tras otros. Cuando esto ocurre, es posible que nuestro sistema inmunológico no funcione como debería.

CUÁNDO IR AL MÉDICO?
Los resfriados son el desencadenante más común de sibilancias en niños con asma.

Un resfriado también puede llevar a: bronquitis, infección del oído, neumonía, sinusitis.

Es conveniente consultar al médico en las siguientes situaciones:
  • No mejoría o empeoramiento de los síntomas al cabo de 5 - 7 días
  • Aparición de fiebre alta
  • Dolor torácico
  • Dificultad respiratoria.
  • Cualquier síntoma diferente a los habituales en el resfriado (goteo nasal, congestión nasal, estornudos, puede aparecer irritación ocular, dolor de garganta, sensación de presión en los oídos, dolor de cabeza, fiebre moderada y tos).
CÓMO PREVENIR EL CONTAGIO DEL RESFRIADO?
Para disfrutar de un invierno sin resfriados y sus complicaciones, vale la pena seguir estos consejos:

Abrígate
Los cambios bruscos de temperatura, como los que tienen lugar a primera hora del día y durante la noche, y las corrientes de aire debilitan nuestras defensas.
Una buena higiene
Si hay personas resfriadas a nuestro alrededor, es conveniente lavarse las manos varias veces al día, ya que son uno de los principales vehículos de contagio. Lavarse las manos después de sonarse la nariz, después de cambiar pañales a un niño resfriado o ir la baño, antes de comer y antes de preparar los alimentos. Utilizar pañuelos desechables, y toallas de papel en lugar de compartir toallas de tela.
Desinfecta el ambiente
Airea la casa unos 10 minutos y limpia las superficies de contacto común como manijas de los lavamanos, pestillos de las puertas, etc.
Evita las multitudes
En los lugares donde se concentra gran cantidad de personas (transportes públicos, grandes superficies, etc.) es más fácil que se produzca el contagio.
Usa un desinfectante de manos
Si no se puede lavar las manos, es conveniente el uso de un desinfectante de manos instantáneos para detener la propagación de microbios.
Aléjate del tabaco
Tanto las personas que fuman como las que aspiran el humo ajeno son más susceptibles a sufrir infecciones en las vías respiratorias.

CÓMO TRATAR EL RESFRIADO?
El resfriado se resuelve solo y los fármacos (analgésicos) no aceleran su curación, únicamente mejoran los síntomas. Los medicamentos para el alivio del resfriado que se anuncian para los primeros síntomas del resfriado, no son recomendables porque sólo enmascaran los síntomas de congestión y cansancio, pero no curan la enfermedad.

Lo más adecuado es el descanso, evitar el tabaco y alcohol, una dieta saludable e hidratarse lo suficiente para facilitar la eliminación de secreciones nasales.

En adultos es habitual el uso de descongestionantes para respirar mejor por la nariz y antihistamínicos para reducir los mocos y los estornudos. Estos pueden causar somnolencia y resultar peligrosos si se realizan actividades delicadas o se conduce algún vehículo. No son recomendados en niños menores de 5 años.

Es importante saber que los antibióticos no tienen ninguna utilidad y no están indicados en el resfriado.

TRATAMIENTO NATURAL DEL RESFRIADO
El tratamiento natural del resfriado supone la utilización de una serie de recursos naturales que pueden ayudar a prevenir esta enfermedad, aliviar sus síntomas y favorecer la curación y recuperación más rápida.
  • Ajo: Es un remedio que puede utilizarse para el resfriado, así como otras enfermedades relacionadas como la bronquitis, la gripe, etc. Los principales componentes que ayudan al ajo resultar útil son la vitamina C y el zinc que son capaces de reducir los síntomas de los resfriados, como el dolor de cabeza, tos, secreciones nasales, congestión nasal, estornudos, etc. Su uso es muy recomendable para la prevención de los virus del resfriado gracias a contener más de 20 principios antivíricos, flavonoides y la alicina. El ajo presenta contraindicaciones cuando se utilizan medicamentos anticoagulantes.
  • Tomillo: El tomillo es uno de los mejores desinfectantes naturales debido a su enorme riqueza en timol. El tomillo es un potente antiséptico respiratorio que elimina los gérmenes y reduce los síntomas de las infecciones que estos producen, entre ellos la fiebre o el malestar característicos del resfriado.
  • Maitake y Shiitake: Estas setas medicinales tienen propiedades estimulantes de las defensas. Han demostrado aumentar la inmunidad y ser capaces de ayudar al organismo a luchar contra ciertos tipos de virus.
  • Vitamina C: Estudios recientes han demostrado que la ingestión de esta vitamina no previene la aparición de enfermedades propias de los fríos de invierno como la gripe, los resfriados, la bronquitis, etc., pero ayuda a mejorar los síntomas y reducir la duración del mismo. Por otra parte síntomas del mismo como dolores musculares o estornudos se hacen más soportables.
  • Aloe Vera: Posee propiedades (rico en vitamina C, betacarotenos, vitamina E, zinc y selenio) adecuadas para estimular el sistema inmunitario y aumentar las defensas.
  • Própolis: El "antibiótico de las abejas", siendo muy rico en compuestos bioactivos que le confieren propiedades antibacterianas, antivirales y antifúngicas. Remedio para mejorar la inmunidad y a prevenir el bajón de defensas.
  • Miel: Además de proporcionar energía y nutrición, tiene propiedades bactericidas, y es el mejor endulzante. La miel sirve como remedio si se tiene algún resfriado, tos o garganta irritada.

Aloe Vera Gel
Puro zumo de Aloe Vera sabor natural. 1L
28,53 €

Bits N´Peaches
Puro zumo de Aloe Vera sabor melocotón. 1L
31,08 €

Forever Immublend
Complemento nutricional para el sistema inmune. 60 tabletas
19,01 €

Absorbent C
Vitamina C con Salvado de Avena, sabor naranja. 100 comprimidos
19,83 €

Garlic-Thyme
Cápsulas de gelatina inodoras de Ajo y Tomillo. 100 cápsulas
20,51 €

Bee Propolis
Propóleo de abeja enriquecido con miel y jalea real. 60 comprimidos
35,98 €

Bee Honey
Miel de abejas elaborada a partir de néctar de flores. 0,5 Kg
18,95 €

Hand Sanitizer
Higienizador de manos con Aloe y miel. 59 ml
3,82 €


¿Te ha sido útil este artículo? Compártelo con amigos, familiares, conocidos y cualquier persona en tus redes sociales favoritas. ¡Ayúdalos a sentirse mejor!