GOTA Y LUPUS ERITEMATOSO

Otras dolencias, como la gota y el lupus eritematoso también pueden causar dolores reumáticos.
GOTA
La gota es un tipo de ARTRITIS causado por un defecto en la capacidad del organismo para metabolizar el ácido úrico. El resultado es una acumulación de cristales de ácido úrico en las articulaciones, lo que produce dolor e inflamación. Típicamente, sólo una articulación está afectada, casi siempre la base del dedo gordo del pie, aunque las rodillas, las muñecas y los tobillos pueden resultar también afectados.
Las causas precisas de la gota no se conocen con certeza, pero en muchos casos existen antecedentes heredofamiliares. El comer y beber en exceso no la causan, aunque pueden desencadenar un ataque. La gota se asocia habitualmente con la obesidad, en especial con un exceso de grasa subcutánea en la cavidad abdominal (distribución central).
La gota se diagnostica cuando un análisis de sangre revela niveles altos de ácido úrico y una sola articulación resulta afectada. A los pacientes por lo general les recetan medicamentos para incrementar la excreción de ácido úrico y disminuir la formación de los cristales. Debe evitarse la aspirina, puesto que provoca retención de ácido úrico e interfiere con la potencia de los medicamentos recetados. Los antinflamatorios, como el ibuprofén, pueden disminuir los síntomas.
El control del peso, puede ayudar a aliviar la gota; sin embargo, el ayuno puede precipitar un ataque.
Las personas que padecen gota pueden descubrir que los complementos de aceite de pescado, que contienen ácidos grasos omega-3, en muchos casos alivian la dolorosa hinchazón de las articulaciones.
Recomendaciones
Las personas propensas deben evitar la ingesta de alimentos con alto contenido en ácido úrico, como éstos: berros, espárragos, espinacas, guisantes, judías verdes y blancas, lechuga, lentejas, perejil, rábano, coliflor, carne de cerdo semigrasa, vísceras, embutidos, sandinas, anchoas, trufa, marisco.
Por el contrario, son pobres en esta sustancia: arroz, pastas, alcachofa, champiñón, calabaza, cebolla, remolacha, col, tomate, pepino, maíz, harina, pan, cereales, huevos, azúcar, frutas, lácteos, café y té.
Las personas que padecen gota deben beber muchos líquidos para ayudar a prevenir la formación excesiva de cristales de ácido úrico, que pueden producir también cálculos renales, y deben comer mucha fruta fresca y verduras de hoja verde para obtener potasio, que ayuda a excretar el ácido úrico. Si se consume 225 gramos al día de cerezas, ayudará a disminuir los niveles de ácido úrico en la sangre.

LUPUS ERITEMATOSO
Esta enfermedad incurable del SISTEMA INMUNOLÓGICO hace que los mecanismos de defensa del cuerpo ataquen los tejidos conectivos, las articulaciones, los músculos y cualquier órgano del cuerpo, lo que ocasiona inflamación, dolor y daño a los órganos.
La enfermedad se inicia frecuentemente con dolor de cabeza, mucho cansancio, molestias y dolores en los músculos y en las articulaciones, fiebre, así como una erupción facial en la frente y las mejillas (alas de mariposa).
El lupus puede presentarse de pronto, haciendo que el paciente se sienta muy enfermo, o puede desarrollarse en forma gradual durante meses e incluso años. Algunas personas que padecen esta enfermedad son sensibles a la luz del sol. La mayoría de las víctimas del lupus son mujeres.
Nadie sabe en realidad lo que origina el lupus; sin embargo, las personas que lo padecen pueden ayudarse con medicamentos (corticoides, analgésicos y fármacos específicos para los numerosos síntomas que pueden aparecer) y siguiendo los consejos de una especialista en nutrición. El tipo de dieta que se sugiera dependerá de la etapa de la enfermedad. Por ejemplo, aunque se aconseja a algunas pacientes que aumenten el consumo de potasio, a aquellos que tienen problemas renales se les indica que deben reducirlo. Las alergias y las intolerancias alimentarias, los niveles de estrés y los contaminantes ambientales, son elementos capaces de promover un sistema inmunológico hiperreactivo.
La obesidad es un factor que puede empeorar la enfermedad; por esto, mantenerse en el peso indicado es trascendental para controlar los síntomas. Esto es particularmente importante para aquellos pacientes a los que se les recetan esteroides.
Recomendaciones
Algunos nutrimentos son vitales para el funcionamiento adecuado del sistema inmunológico:
Los beta carotenos: Las zanahorias y otras verduras de color anaranjado. Comerlas tres veces a la semana o más.
La vitamina C: Las naranjas y otros frutos cítricos. Además nos proporcionan potasio. Tratar de comer una o dos veces al día.
La vitamina D: A la mayoría de las personas que padecen de lupus se les aconseja evitar la luz del sol, por lo que necesitan obtener la vitamina D de su dieta. Se debe ingerir alimentos como los huevos, la mantequilla, la leche, los aceites de pescado, la margarina y algunos cereales para el desayuno fortificados.
El cinc: se encuentra en las ostras y en otros mariscos y en las aves: Comer las aves asadas o sofritas, sin la piel, tres veces a la semana.
Ácidos grasos Omega-3: los estudios indican que comer bastante pescado, como el arenque y el salmón, las sardinas, pueden ayudar a disminuir la inflamación ocasionada por el lupus. Comer alguno de los pescados mencionados anteriormente tres veces a la semana.
El sal: Debido a que muchas personas que padecen de lupus desarrollan problemas en el riñón y presión sanguínea alta, debe evitar alimentos con mucha sal.
El agua: Beber al menos 1,7 litros de agua al día, para que los riñones funcionen en forma adecuada y para ayudar a evitar las infecciones en el aparato urinario.

Para visualizar otros tratamientos y recomendaciones te invito que visites nuestro apartado: Reumatismo