MAQUILLAJE CORRECTOR

Hemos recopilado los secretos para que, en poco más de cinco minutos, luzcas un cutis sin rastro de ojeras, granitos, manchas o rojeces. Conseguir una piel uniforme e inmaculada es más fácil de lo que parece. ¡Únete a nuestra operación camuflaje!
SIN OJERAS
Igualando el tono de las ojeras con respecto al de la piel del resto de la cara se consigue una mirada más joven y descansada. Te explicamos cómo:
Si tus ojeras adquieren una tonalidad azulada, escoge un corrector en un tono amarillo y, si son más bien marronáceas, elige un corrector en un tono beige rosado. Aunque el fondo de maquillaje se encargará de unificar la tonalidad final del cutis, no caigas en el error de emplear un corrector demasiado claro, ya que corres el riesgo de sufrir el llamado efecto “oso panda” o “antifaz”.
En caso de piel seca o madura, es preferible rehidratar inmediatamente la zona con una gota de crema hidratante.

SIN GRANITOS
El corrector verde es tu aliado. Después de purificar la piel y extenderte una hidratante acorde a tus necesidades, aplica localmente un corrector en un tono verdoso, el color que mejor neutraliza los tonos rojizos de los granitos. Bordea el grano ligeramente con un pincel y difumina el producto.
Después de extender tu fondo de maquillaje, aplica una fina capa de polvos sueltos. Este cosmético te ayudará a fijar los productos así como prevenir los brillos, otro martirio de las pieles grasas.

SIN CICATRICES
Corrector en tono marfil. Con el tiempo, las cicatrices tienden a adquirir una tonalidad más oscura, así que lo ideal es utilizar un corrector en un tono marfil y en acabado mate. Aplícalo siguiendo el dibujo de la marca y difumina.
Si el acné o la varicela te han dejado marcas en la piel, emplea un fondo de maquillaje de textura cubriente, formulado, a ser posible, con siliconas no volátiles. Este novedoso componente te ayuda a “rellenar” las pequeñas hendiduras de la piel (así como las líneas de expresión), dejando la epidermis completamente lisa.

SIN ROJECES Y MANCHAS
Si tu cutis se enrojece con facilidad o los pequeños capilares de los pómulos o de la base de la nariz se hacen visibles, cubre la zona a tratar con un poco de corrector verde. En caso de manchas cutáneas, aplica sobre la zona hiperpigmentada un corrector uno o dos tonos más claros que tu piel.
Si se trata de un problema generalizado, te resultará más rápido extender por todo el rostro un fino velo de base correctora. Elígela de color malva, en caso de manchas oscuras; de color amarillo, si las manchas son claras o con pigmentos verdes si deseas ocultar las rojeces. La mayoría de estas bases no están pensadas para usarse solas, sino como paso intermedio entre la hidratante y el fondo de maquillaje.

PEQUEÑOS DEFECTOS
Nariz aguileña: Empolva el caballete de la nariz con un maquillaje un tono más oscuro que el utilizado para el resto de la cara.
Barbilla saliente: El maquillaje más oscuro debe aplicarse en la zona más saliente del mentón.
Doble mentón: Lograrás disimular la “papada” aplicando el maquillaje más oscuro por debajo de la línea de la mandíbula.