3 CLAVES PARA TENER UNA PIEL JOVEN Y RADIANTE SIN RASTRO DE FATIGA


Si mantienes tu cutis a salvo del estrés, la falta de sueño o el humo del tabaco, algunos de sus más temibles enemigos, podrás presumir de una piel más joven. Te damos todas las claves para que, sea cual sea tu estilo y ritmo de vida, luzcas un aspecto envidiable cada mañana.

1 GANAR LA PARTIDA AL ESTRÉS
En condiciones de estrés, el organismo produce unas hormonas que favorecen la constricción de los vasos sanguíneos, reduciendo el suministro de nutrientes que llegan a la piel. Aquí no acaba todo. A algunas mujeres, el trepidante ritmo de vida les dispara la producción de grasa bajo la piel, mientras que a otras les aumenta la sensación de sequedad y tirantez.
Invierte en una hidratante con ingredientes de doble acción desfatigante y antioxidante y, en momentos de urgencia, confía en los efectos reparadores de la mascarilla que actúa como una auténtica cura de relax.
Los nervios malgastan las reservas de vitaminas del complejo B , que ayuda a mantener la piel en su nivel óptimo de hidratación. Tu mejor arma contra el estrés son las legumbres, el pan integral y los frutos secos.

2 COMBATIR LOS EFECTOS DE LA FALTA DE SUEÑO
Es, precisamente, mientras dormimos cuando se ponen en marcha los mecanismos de regeneración de la piel y se activa la producción de melatonina, más conocida como la “hormona de la juventud”. Dormir siete u ocho horas al día es, efectivamente, la mejor cura de belleza natural que existe, pero si las circunstancias no te lo permiten, sigue estos otros consejos.
Cuando acumulamos horas sin dormir, nuestro rostro manifiesta rápidamente signos de fatiga: ojeras, piel cetrina y mate, arrugas marcadas, flacidez, etc. Así que, por muy tarde que llegues a casa, no te vayas a la cama sin desmaquillarte y sin extenderte una crema de noche. Si te levantas con mala cara, refresca el rostro con agua fría, el mejor antídoto frente a las delatoras ojeras y las bolsas de los ojos, y, acto seguido, aplícate un contorno de ojos. Para tensar la piel y realzar los rasgos de la cara, recurre a una crema reafirmante y, en caso de extrema necesidad, extiéndete un producto “flash” de belleza.
A fin de activar el proceso de renovación celular de la piel, conviene incluir en la dieta alimentos ricos en vitamina A : zanahorias, calabaza, verduras de hoja verde, etc. Mantener la sal bajo candado y agregar col, remolacha y espárragos a tu lista de la compra son dos medidas que te ayudarán a prevenir la aparición de bolsas y de ojeras.

3 ALEJARTE DEL HUMO DEL TABACO
Una piel asfixiada por el humo de los cigarrillos o la contaminación ambiente es una piel apagada.
Para retrasar el envejecimiento de la piel, un proceso que la nicotina acelera a pasos de gigante, se hace necesario utilizar el serum para mantener la piel hidratada y equilibrada por más tiempo ofreciéndote un aspecto más terso y juvenil.
Los fumadores tienen una mayor necesidad de vitamina C , un potente antioxidante que mantiene la piel joven y tersa. Por ese motivo, conviene comer 2-3 piezas de fruta y una ensalada de hortalizas frescas al día. La vitamina E , presente en los frutos secos y los cereales integrales es otro buen escudo protector, ya que retrasa la pérdida de firmeza del cutis y la aparición prematura de arrugas.