GINKGO BILOBA

Este árbol de un elevado significado místico para los chinos, japoneses y coreanos, reviste a la vez una importancia clínica extraordinaria, siendo la planta medicinal de origen chino más vendida actualmente en la misma China, en Europa y en Estados Unidos por sus diversos y notables efectos farmacológicos.
 Su enorme importancia comercial proviene de su apreciable y poderosa variedad de efectos fisiológicos que en unos casos revierten, y en otros casos retrasan, los procesos degenerativos característicos de la vejez y de las enfermedades crónicodegenerativas de elevada incidencia en la actualidad, ya que estimula poderosamente la vasta red de vasos circulatorios, con lo que aumenta el flujo sanguíneo hacia todo el cuerpo.  

Debido a que incrementa la irrigación sanguínea al cerebro, es una de las mejores medicinas naturales para tratar los padecimientos relacionados con la vejez, incluyendo la demencia senil, la enfermedad de Alzheimer, la perdida de la memoria y la depresión.
 
El Ginkgo ha sido utilizado desde hace mucho tiempo para acelerar el sistema circulatorio lento, y contra los males cardiacos y renales. Se ha encontrado incluso, que combate el asma, la disminución auditiva, la disminución de la memoria y de las facultades intelectuales, el tinnitus, y la claudicación intermitente de las piernas.

SUSTANCIAS ACTIVAS DEL GINKGO BILOBA
El Ginkgo Biloba contiene dos grupos principales de sustancias diferentes: flavonoides y terpenos. El grupo de flavonoides se compone de ginkgo-flavon-glucósidos (ginkgo heterósidos) y el de los terpenos, se encuentra formado por ginkgólidos y bilobálidos. Los flavonoides resultan el grupo de sustancias activas de mayor importancia y relevancia farmacológica, el grupo de terpenos, tiene importancia adicional. Además el Ginkgo contiene sitosterol, lactonas y antocianinas.
 
EFECTOS DEL GINKGO BILOBA
El Ginkgo presenta un amplio campo de acción que solo puede ser explicado por el hecho de que posee un numero de distintos puntos para su acción directa en el organismo humano. Por ejemplo, aumenta la tolerabilidad a la hipoxia, a la vez que ejerce un efecto anti-isquémico muy potente. Al mismo tiempo mejora las propiedades reológicas de la sangre, lo que es de particular importancia en las patologías donde está afectada la circulación periférica.
 
Con la administración de Ginkgo Biloba se logra una mejoría en las propiedades del flujo de la sangre mediante una reducción en la agregación y la adhesividad trombocíticas, así como mediante una reducción de la viscoelasticidad, y la viscosidad plasmática, así como de la circulación sanguínea completa.
 
Mediante diversos estudios se ha comprobado científicamente estas propiedades y se ha confirmado que protege la membrana eritrocítica contra la hemólisis, ejerciendo una favorable influencia tanto en el componente viscoso, como sobre el elástico, que tan frecuentemente están implicados en los ataques apopléticos. En los vasos sanguíneos restablece el equilibrio de tromboxano-prostaciclina, alterado en cualquier tipo de enfermedad cardiovascular o vascular. Al reducir los volúmenes de tromboxano A2 y elevar los niveles de prostaciclinas de las tres series conocidas, se consigue indirectamente un efecto fibrinolítico, efecto sumamente importante en cualquier tipo de isquemia o enfermedades cardiovasculares. A su vez, la prostaciclina reduce el tono vascular y actúa contra la agregación trombocítica. Además estabiliza la permeabilidad capilar. Estimula el ingreso y procesamiento de oxigeno y glucosa a las células, elemento indispensable en el mantenimiento del metabolismo celular.  

Se ha podido comprobar también un importante efecto antioxidante del Ginkgo Biloba. Como consecuencia de la reacción en cadena de los radicales libres sobre los ácidos grasos poliinsaturados de las membranas celulares, estas pierden su semipermeabilidad selectiva, lo que conduce a una pérdida considerable de su funcionamiento. El Ginkgo Biloba inhibe la formación de radicales libres y de esta forma actúa en contra de la perdida de la función de la membrana celular.  Se ha estudiado y documentado muy bien la inhibición de radicales de DPPH (difenilpicrilhidrazilo) y radicales hidroxilo.
 
Se ha estudiado el efecto del Ginkgo Biloba en isquemia cerebral. Con la administración de Ginkgo Biloba se encontró una reducción manifiesta del edema cerebral y una mejoría significativa de los trastornos en el equilibrio iónico (perdida de potasio, aumento de sodio).

Se ha encontrado un incremento de los procesos de lavado de arrastre en la base coclear después de administrar Ginkgo Biloba, lo cual podría ser de importancia clínica, particularmente en el tratamiento de enfermedades tales como tinnitus, trastornos auditivos agudos, trastornos de la audición por síndrome cervical.

Se han realizado diversos estudios en los trastornos del funcionamiento cerebral como resultado de alteraciones principalmente vasculares, degenerativas, o formas combinadas, en los que se ha logrado una mejoría notable con la administración de Ginkgo Biloba. En el caso de trastornos del funcionamiento cerebral (capacidad intelectual reducida e insomnio), se encuentran síntomas conducentes específicos fuera del contexto original. Los síntomas que se pueden presentar en este trastorno son: mareo, tinnitus, cefaleas, pérdida de memoria, inestabilidad emotiva con ansiedad. En el caso de tinnitus se ha logrado establecer una mejoría significativa con el Ginkgo Biloba.  

Fuentes:
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado, N.D.
Fundador y Presidente