CÓMO SUPERAR LA TRISTEZA


Hay momentos en la vida en los que te puedes sentir triste y desesperanzado/a. En lugar de derrumbarte, acepta tus sentimientos y canalízalos lo mejor posible.
Llora y desahógate. No te guardes la pena, es mejor que la exteriorices mediante el llanto. No creas que llorar aumenta el sufrimiento sino todo lo contrario, te sentirás mucho mejor y te hará ver las cosas de otra manera.

Comparte tu dolor. Aunque, en un primer momento, la tristeza puede que te haga preferir la soledad, no es conveniente que te aisles demasiado. Hablar con personas de confianza sobre tus sentimientos te ayudará a liberarte y la carga te parecerá menos pesada.

Procura descansar. La pena fatiga el alma, por lo que es conveniente que le des reposo durmiendo las horas necesarias y evitando el estrés mediante ejercicios de relajación.

Haz deporte. El ejercicio físico estimula la segregación de endorfinas, unas hormonas que mejoran el estado de ánimo. Practicar deporte con regularidad, hará que te sientas mucho mejor.

Distráete. Puede que, en un principio, no te apetezca realizar ningún tipo de actividad pero, con el tiempo, procura retomar tus costumbres habituales. De esta manera, dejarás por un momento de pensar en tu dolor.