CÓMO PREVENIR LAS MANCHAS OSCURAS DEL CUTIS


Las manchas oscuras del cutis son, muy por encima de las arrugas, la principal preocupación estética de las mujeres. Y es que, aparte de restar luminosidad a la piel, las manchas envejecen.
CAUSAS QUE ORIGINAN SU APARICIÓN
Factores externos. La mayoría de veces, aparecen por culpa del sol. Algunas zonas de piel fina, para defenderse de los rayos, aumentan la producción de melanina (el pigmento que da color a la dermis), lo que oscurece determinadas áreas de la piel. Se instalan siempre donde más se ven: en la cara, el escote y las manos.
Factores internos. Los cambios hormonales (embarazo, problemas de tiroides, menopausia, etc.) así como la toma de ciertos fármacos (píldora anticonceptiva, etc.) pueden producir un desarreglo en la producción y en distribución de la melanina. Aunque en menor medida, la falta de sueño, el estrés o el déficit de ciertos nutrientes, como la vitamina D, favorecen su aparición.

TIPOS DE MANCHAS
Pecas: Son acumulaciones de pigmento que se producen en forma redondeada y no uniforme sobre la piel. A veces desaparecen con la edad. Son más abundantes en personas de piel blanca que en los de piel morena. Se hacen más abundantes con el contacto con el sol.
Lunares: Pueden ser desde marrones hasta negras, con aspecto plano o en relieve. Se conocen como nevus. Con la edad pueden desaparecer o hacerse mayores. No presentan ningún problema físico, aunque muchas veces suponen un problema estético. (Deben vigilarse que no piquen, sangren, o que cambien bruscamente de coloración, tamaño o forma. En cuyo caso debe hacerse una visita al dermatólogo).
Manchas producidas por una excesiva exposición al sol: Producen un aumento de la melanina. Tienen un aspecto más irregular y más grande que las pecas. Algunos productos agravan el problema como el uso de cosméticos o fragancias con contenido de alcohol y exponiéndose al sol.
Manchas aparecidas durante el embarazo (cloasma o melasma): Son manchas de color claro. Se producen por una alteración hormonal durante esta época, y por la ingestión de anticonceptivos y hormonas durante la menopausia. Aparecen en ciertas partes de la cara, como la frente o las mejillas y en el pecho. La exposición al sol predispone su aparición.
Manchas azuladas: Pueden aparecer como consecuencia de un golpe. A veces aparecen por motivos diferentes, desde una medicación a base de productos anticoagulantes, problemas de coagulación en la sangre (aspirinas, por ejemplo) en enfermedades como la hemofilia, algún tipo de deficiencia nutricional en el que falta la vitamina C, K o el ácido fólico, infecciones de la sangre, del hígado, o algún tipo de cáncer. De aparecer estas y no responder a golpes, lo más aconsejado sería una visita al médico.
Vitiligo: Aparecen en forma de placas blancas, a veces rodeadas de un borde más oscuro. Se producen como consecuencia de la pérdida de pigmentación en la piel por causas muy variadas, desde problemas en la tiroides hasta reacciones autoinmunológicas de la propia piel.
Manchas de nacimiento: De color rojizo o marronoso. Tienen su origen en el nacimiento y presentan formas y tamaños muy variados.

TRES PASOS A SEGUIR…
Exfoliar. El primer paso en tu batalla contra las manchas es exfoliar la piel de la cara frecuentemente. Este gesto, además de eliminar las células muertas, lo que ayuda a unificar el tono de la piel y a iluminar la tez, multiplica la acción de los productos de tratamiento.
Directos a la mancha. Los productos despigmentantes de acción localizada reducen, gracias a la potente acción de sus ingredientes blanqueadores, tanto el tamaño como la intensidad de las manchas. La constancia será tu mejor aliada porque los resultados no se harán visibles hasta al cabo de varias semanas. Estos productos no hacen milagros pero sí consiguen difuminar las manchas y garantizar un tono de piel más uniforme. Si el producto está exento de activos despigmentantes que reaccionen con la luz solar, puede utilizarse por la mañana y por la noche.
Protección solar, todo el año. Ningún tratamiento cosmético o estético de acción despigmentante puede evitar que las manchas reaparezcan. Por eso, se hace necesario utilizar cremas de día con filtro solar todo el año. Aunque estés de vuelta en la ciudad, asegúrate de que la crema hidratante que utilizas contiene un filtro solar igual o superior a 15. Para evitar que éstas vayan a más extiende una pequeña cantidad de una crema solar de máximo factor de protección sobre la zona hiperpigmentada cada mañana.

Aunque no es una misión imposible, borrar las manchas requiere mucha paciencia. De ahí que la mejor arma “antimanchas” para prevenir su aparición y mantener los resultados sea la prevención aplicándote productos que contengan filtros solares o aplicar un filtro solar que tenga SPF mínimo aconsejable 15.

¿Sabes que…
El Aloe Vera se emplea como tratamiento contra la hiperpigmentación cutánea, habitual entre las personas de edad avanzada y, cada vez más, entre las más jóvenes que se han expuesto al sol durante largos períodos de tiempo. Elimina la acumulación de melanina causante de las manchas oscuras.