CÓMO HACER FRENTE A LA ALERGIA


Existen distintos tipos de alergia: al polen, a los ácaros del polvo, a los animales, a los alimentos, a los medicamentos, picaduras de insectos. Hoy, nos centraremos en la alergia al polen, por su importancia en la primavera.
La alergia al polen también conocida como “fiebre del heno”, se manifiesta con rinitis, y en ocasiones también con conjuntivitis, o insuficiencias respiratorias o asma.

SÍNTOMAS
Rinoconjuntivitis.
Es una dolencia que produce picor e irritación en los ojos, la nariz, el paladar y la faringe, provocando estornudos y secreciones acuosas. Puede estar acompañada de picor en los ojos. Suele agudizarse en los días de sol intenso.
Asma alérgico.
Es una enfermedad inflamatoria que dificulta el paso del aire por las vías respiratorias. Tiene lugar al respirar la sustancia alergénica (en este caso, el polen).

¿ALERGIA O RESFRIADO?
Sus síntomas son similares, por lo que es frecuente que dé lugar a confusión. En la alergia, los síntomas aparecen de forma brusca y en una temporada determinada (en este caso, la primavera) y suelen incluir picor en la nariz y tandas de cinco o más estornudos seguidos. La secreción nasal es acuosa y los ojos lagrimean. Por el contrario, en el caso de resfriado, las molestias aparecen de forma progresiva, la mucosidad es espesa y amarillenta y los estornudos menos seguidos.

CONSEJOS PARA EVITAR LA ALERGIA AL POLEN
El arma más eficaz a la hora de evitar los ataques alérgicos es no exponerse a la sustancia que provoca la enfermedad. Aunque no siempre es posible, estas recomendaciones nos ayudarán a conseguirlo.
Evitar los parques. Durante la época de la polinización, se recomienda no pasear por parques, jardines o cualquier zona con abundante vegetación y, muy especialmente, con césped.
Cerrar ventanas. Mantener las ventanas cerradas en la primera hora de la mañana y al atardecer, porque es el período de mayor polinización. En los viajes en coche no tener las ventanas abiertas.
Aire acondicionado o humidificadores. Usarlos es una buena solución para no tener que abrir las ventanas, aunque es imprescindible que dispongan de un filtro especial anti-polen.
Ropa limpia. El polen también se posa en la ropa por lo que se aconseja ducharse y cambiarse de ropa al volver a casa. Al lavar la ropa que llevamos a diario no tenderla al aire libre, ya que puede volver a reproducirse el problema.
Tabaco. Aumenta la sensibilidad al polen y la respuesta alérgica. No sólo el alérgico debe abstenerse de fumar sino también las personas de su alrededor.
Estrés. Recientes estudios han demostrado que la tensión nerviosa continuada aumenta y agudiza la respuesta alérgica. Evitarla nos ayudará a reducir la intensidad de los síntomas.

Sabías que...
El Aloe Vera se recomienda para depurar y desintoxicar en procesos alérgicos como la rinitis o el asma porque los principios activos de los aminoácidos presentes en el aloe, principalmente la aloemicina y la metionina, actúan como eficaces broncodilatadores, facilitando la respiración y el intercambio gaseoso oxígeno/monóxido de carbono a nivel celular. No debe utilizarse como único remedio en los casos graves de sinusitis o crisis asmáticas muy agudas, ya que su efecto no es tan activo ni inmediato como el de los antihistamínicos; lo que conviene es emplearlo como complemento de los tratamientos convencionales, aunque siempre con la anuencia del médico.