CREMAS REDUCTORAS PARA CONSEGUIR UN CUERPO 10

Si quieres recuperar las curvas de tu silueta para marcar cintura o presumir de piernas, sigue leyendo.
A los 20 y a los 30 años, la celulitis suele ser nuestra mayor preocupación cosmética. Cinco o diez años más tarde, se añade un nuevo problema porque, como consecuencia de los embarazos y el progresivo descenso de la producción de estrógenos, el cuerpo de la mujer comienza a perder su forma original: la cintura se desdibuja, el vientre se abulta y, quien más y quién menos, gana una o, incluso, dos tallas de pantalón.

Afinar el contorno del cuerpo es el ambicioso objetivo de las llamadas cremas remodelantes, que reafirman la piel y combaten la acumulación de grasa en las zonas más rebeldes, mejorando, al mismo tiempo, el aspecto de la celulitis.

El secreto de estos productos, capaces de alisar el vientre o reducir varios centímetros el perímetro de la cintura, las caderas o los muslos en unas pocas semanas, se debe a la eficacia de sus principios activos, que actúan desde varios frentes.

Activos quemagrasas. La cafeína, el té, el ginseng, la carnitina, etc., son algunos de los ingredientes que mejor eliminan las grasas acumuladas y afinan la silueta.
Activos reafirmantes. A los pocos días de aplicar este tipo de productos, la piel se percibe notablemente más firme. Es como si una malla remodeladora envolviera el cuerpo. Los responsables de esta acción son, entre otros principios activos, el extracto de centella asiática, la soja, las algas, el colágeno o el retinol.

EL MASAJE SUMA EFICACIA A LAS CREMAS REDUCTORAS
Aplicar la crema de forma adecuada es tanto o más importante que elegir un buen producto.
Brazos torneados. A partir de los 35, pocas mujeres superan la prueba del salero, que consiste en ver si la piel de la cara interna del brazo se "columpia" al sazonar un plato. ¿Es tu caso? Redefine los músculos de la zona y combate la pérdida de elasticidad de la piel, aplicando la crema reductora con movimientos verticales.
Vientre plano. El abdomen sucumbe fácilmente a la flacidez porque es la zona que más variaciones sufre a lo largo de la vida de una mujer. A partir de los 45 años, los excesos dietéticos tienden, además, a almacenarse en la barriguita. No te desanimes porque la cosmética abdominal duplica su eficacia cuando se extiende con masajes circulares, siguiendo el sentido de las agujas del reloj.
Cintura de avispa. A ambos lados del tronco, aplica la loción con movimientos verticales. Y no cometas el error de olvidar la parte baja de la espalda, porque cuanta menos grasa se instale en esa zona más respingón se verá tu trasero.
Eleva glúteos y afina caderas. En estas áreas, las células adiposas pueden aumentar hasta 27 veces su volumen allanando el camino a la celulitis y a la flacidez. Para disolverlas, aplica el producto haciendo circulos muy vigorosos en dirección ascendente.
Piernas de modelo. A fin de favorecer la circulación de retorno, extiende la crema desde las rodillas hasta la parte superior de los muslos.