¿CUÁNDO RESULTA PERJUDICIAL EL SOBREPESO?

Ya no se trata únicamente de estética, cada vez hay más estudios que demuestran que pesar más de la cuenta aumenta las posibilidades de sufrir varias dolencias, desde la diabetes hasta algunos tipos de cáncer. Es importante, en primer lugar, saber si realmente nuestro peso está dentro de unos límites saludables y, si no es así, tratar de remediarlo.
El exceso de kilos siempre es perjudicial y, en ocasiones, el simple hecho de perder peso y hacer un poco de ejercicio puede suponer una importante mejora en nuestro estado general.

La acumulación de grasa en el cuerpo altera las funciones de diversos órganos. Cuando no quemamos la grasa que consumimos, ésta se va depositando a distintas profundidades:
Bajo la piel. Es la denominada grasa subcutánea, y es la que se almacena fuera de la cavidad abdominal. Aunque es la más visible, también es la menos perjudicial.
Tras los músculos. Se le llama grasa visceral y es la que se encuentra a mayor profundidad, rodeando los órganos. Esta grasa es mucho más perjudicial que la anterior, ya que provoca unas reacciones que pueden desembocar en dolencias graves como problemas cardiovasculares, diabetes tipo2, etc.

POR QUÉ OCURRE EL SOBREPESO?
Aunque en la mayoría de los casos, el origen de la obesidad está en hábitos dietéticos incorrectos o sedentarismo, hay una serie de factores que también influyen en su aparición: la predisposición genética, el envejecimiento, los embarazos, el estrés, determinados medicamentos, algunos problemas de salud (como el hipotiroidismo), etc.

QUÉ PROBLEMAS CAUSA EL SOBREPESO?
Las calorías que no se queman al momento se convierten en triglicéridos y se almacenan en el tejido adiposo. Esta grasa nos afecta de distinta manera:
-Disminuye el colesterol "bueno", obstruye las arterias, aumenta el riesgo de sufrir hipertensión y perjudica el funcionamiento del corazón.
-Hace que la insulina tenga dificultades para controlar la glucosa, facilitando la aparición de diabetes tipo2.
-Provoca patologías en el sistema digestivo, como los cálculos de vesícula, el reflujo esofogástrico y cánceres como el de colon y el de páncreas.
-Aumenta el riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer relacionados con las hormonas como el de mama y el de endometrio.
-La grasa acumulada en el cuello puede provocar apnea del sueño (dejar de respirar durante períodos cortos durante el sueño).
-Acelera el envejecimiento. Según recientes estudios, el exceso de grasa en el abdomen acelera la oxidación de las células.
-Provoca el desgaste de las articulaciones de las rodillas, de las caderas y de la parte inferior de la espalda.
-Aumenta las posibilidades de sufrir esterilidad, tanto masculina como femenina.

QUÉ HACER
Perder peso no es fácil. Se necesita cambiar hábitos muy instaurados en nuestra vida y renunciar a pequeños placeres que nos producían una gran satisfacción. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que el beneficio que obtendremos si lo conseguimos es enorme, no sólo por lo que respecta a la salud, sino también a la autoestima.
Cuánto perder?
Dependerá del Índice de Masa Corporal aunque se calcula que, perdiendo entre el 5 y el 10% del peso, se reduce considerablemente el riesgo de padecer enfermedad de las arterias coronarias y otros trastornos.
Cómo saber si estás en tu peso ideal?
Para saber si nuestro peso está perjudicando nuestra salud no basta con subirse a la báscula. Hay una serie de fórmulas que nos ayudarán a saberlo con mayor precisión.
Cálculo del Índice de masa corporal
Es la fórmula más utilizada por los dietistas. Consiste en dividir el peso en kilos por nuestra altura en metros al cuadrado (IMC=P/AA)
Por ejemplo: si mides 1,60 y pesas 65 kilos, tienes que hacer el siguiente cálculo:
65/1,60x1,60 El resultado es 25,3
Cómo valorar los resultados?
* Menos de 18,5: Peso insuficiente
* Entre 18,5 y 24,9: Peso normal
* Entre 25 - 26,9: Sobrepeso gradoI
* Entre 27 - 29,9: sobrepeso gradoII (preobesidad)
* Entre 30 - 34,9: Obesidad de tipoI
* Entre 35 - 39,9: Obesidad de tipoII
* Entre 40 - 49,9: Obesidad de tipoIII (mórbida)
* Más de 50: Obesidad de tipoIV (extrema)
Índice cintura/cadera
Esta fórmula te permite saber la proporción de grasa que acumulas en esta zona.
Consiste en medir la cintura. Para hacerlo correctamente, ponte de pie, expulsa el aire y rodea la cintura al nivel de la última costilla con una cinta métrica. A continuación, mide la cadera. Finalmente, divide el primer valor por el segundo.
Las cifras ideales son de 0,7 en mujeres y del 0,9 en hombres.
Perímetro abdominal
Consiste en medir el vientre para, de esta manera, saber si existe obesidad abdominal.
Mide el vientre a la altura del ombligo con la ayuda de una cinta métrica.
Las cifras no deben superar los 88 cm en la mujer y los 102 en el hombre.
¿Con qué ritmo debemos perder los kilos?
La mejor manera de adelgazar es hacerlo lentamente. Perder, por ejemplo, una media de 500 g - 1 kg por semana, es un ritmo factible, saludable y, además, ayuda a no recuperar el peso una vez se haya perdido.
La ayuda del deporte
A la hora de perder peso, no hay secretos. Se trata de quemar más calorías que las que se ingieren para que, de esta manera, no se acumulen en forma de grasa en el organismo. Además de seguir una dieta baja en calorías, es necesario, por lo tanto, realizar ejercicio para quemar la energía que sobre.
Cómo conseguirlo?
No es tan importante la intensidad del deporte elegido como practicarlo con la mayor frecuencia posible. Es más eficaz, por ejemplo, realizar una caminata de media hora al día, que dejarse la piel en el gimnasio de vez en cuando. Por ello, los especialistas aconsejan que la práctica deportiva se realice como mínimo tres veces por semana. Es necesario, además, que el tipo de actividad se adapte a la edad y la forma física de cada persona y que, antes de practicarla, se consulte con un especialista médico, por si es necesario realizar un chequeo.