CÓMO ESTAR MÁS FRESCO Y PERFUMADO


Para evitar el exceso de sudor y el mal olor, sigue estos consejos...
1 MANTENER EL CUERPO FRESCO
Sudar es la forma que tiene el cuerpo de regular la temperatura ante el calor. Se trata, por lo tanto, de un proceso totalmente natural pero que, cuando resulta excesivo, puede resultar molesto.
Los tejidos naturales, como el algodón, el lino, etc., al absorber el sudor, evitan la sensación de humedad y el mal olor. Los sintéticos (nylon, tergal, etc.), causan el efecto contrario, por lo que se debe evitar, sobre todo los días de calor intenso. También es mejor llevar ropa holgada en lugar de demasiado ajustada al cuerpo.
Si se es propenso a sudar en exceso, puede resultar útil utilizar un gel de baño con poder antibacteriano, sobre todo en zonas como las axilas, pies, etc.

2 TRUCOS PARA QUE EL DESODORANTE FUNCIONE
Axilas secas. La humedad favorece la proliferación de las bacterias y, por lo tanto, el mal olor corporal. Para evitarlo, secar bien las axilas antes de utilizar el desodorante (para ello, se puede utilizar polvos talco). Si se necesita repetir la aplicación varias veces al día, limpiar primero la zona para evitar que el perfume se mezcle con el olor a sudor.
Axilas depiladas. El vello en las axilas no sólo resulta antiestético, sino que, además, favorece la sudoración y el mal olor. Depilarse, por lo tanto, también es una cuestión de higiene.

3 CÓMO ELEGIR EL MEJOR DESODORANTE PARA TI
Desodorantes, para el sudor normal. Son los desodorantes que evitan la proliferación de las bacterias responsables del mal olor sin alterar el equilibrio cutáneo. Pueden usarse, incluso, en el caso de piel sensible o recién depilada.
Antitranspirantes, para el sudor abundante. Se trata de productos que, al depositarse sobre la piel, obstruyen de forma superficial las glándulas sudoríparas. Para que un producto se considere antitranspirante, debe reducir el 20% del sudor como mínimo.
La alternativa natural. En los comercios de belleza natural se puede encontar un producto llamado piedra de alumbre, que actúa como el desodorante más eficaz sin irritar la piel. Su utilización es muy sencilla: se humedece antes de usarlo y se pasa directamente por la zona que queramos desodorizar.

4 ¿EN BARRA O EN ESPRAY?
Esprays. Su principal ventaja es su aplicación, rápida y sencilla, y la sensación de frescor que proporcionan. Al mantener la piel seca, se recomiendan en caso de sudor abundante. Puede aplicarse en distintas zonas del cuerpo, no sólo en las axilas. Si contiene alcohol, puede causar irritación.
Roll on. Al tratarse de una presentación líquida, se absorbe rápidamente y mantiene la piel fresca y suavemente perfumada.
En crema. Por su efecto hidratante, resulta ideal para las personas con la piel sensible. Su efecto es de larga duración.
Barra. Los desodorantes en barra cubre la piel con una capa espesa que mantiene la piel fresca y seca.
Toallitas. Es el producto ideal para solucionar el problema "sobre la marcha" y varias veces al día. Se aconseja, sobre todo, en casos de sudoración intensa.