UNA SOLUCIÓN PARA CADA PROBLEMA DEL CABELLO

Tengas el cabello que tengas (liso, rizado, seco, graso, etc.), hay una serie de estrategias que te ayudarán a lucirlo en sus mejores condiciones. Toma nota y presume de pelo perfecto a partir de ahora.
CABELLO SECO
Las escamas de la superficie de este tipo de cabello tienen tendencia a abrirse y, por ello, no pueden reflejar la luz, de ahí la pérdida de brillo.

Después de cada lavado, usa un acondicionador especial para cabellos secos.
Aplícate una mascarilla nutritiva una vez por semana o con más frecuencia si tienes el pelo seco.
Prescinde, durante un tiempo, del secador y de las planchas.

Si tu cabello se parte con facilidad, necesitas reforzar su estructura interna:
Toma suplementos vitamínicos y aplica ampollas vitamínicas en el cuero cabelludo para que el cabello crezca con más fuerza.
Utiliza un champú específico para cabellos frágiles que regenere la fibra capilar y la proteja de las agresiones exteriores.

Acaba con las puntas abiertas. Es el gran problema de las melenas largas. En las puntas, el cabello está más seco y frágil, por que es fácil que se abra.
Repasa las puntas cada dos o tres meses.
Antes de lavar el pelo, extiende sobre éstas una pequeña cantidad de aceite de oliva o un producto oleóso.
Tras el lavado y antes de secar el pelo, aplícate un producto específico para este problema.

MELENA SIN GRASA
La producción excesiva de las glándulas sebáceas, hace que el cabello se vea sucio sin estarlo.

Utiliza un champú que controle la producción de grasa y lávalo las veces que haga falta, incluso a diario si crees que tu cabello lo necesita.
Durante el lavado, no masajees el pelo enérgicamente, ya que estimularás todavía más las glándulas sebáceas, ni utilices agua muy caliente.

Más volumen. Debido al exceso de grasa, este tipo de cabello pesa más y tiene menos volumen.
Si aplicas zumo de limón en el último aclarado, el pelo te quedará más suelto.
Sécate la melena con la cabeza inclinada hacia delante, procurando no dirigir el calor a las raíces, ya que puede irritar el cuero cabelludo, que reaccionará segregando más grasa.
Usa un cepillo redondo para “despegar” las raíces.

Puntas secas. Es un problema típico del cabello mixto, es decir, graso en las raíces y seco en medios y puntas.
Puedes utilizar un champú para cabellos grasos y después aplicar un acondicionador en medios y puntas.
Si te tiñes, pide que primero te apliquen el tinte en las raíces y, al cabo de unos minutos, en los medios y puntas.

CABELLO ENCRESPADO
Los cabellos secos y finos, se encrespan con mayor facilidad.

Usa acondicionador tras cada lavado y, antes de secar el pelo, aplica un spray o serum sin aclarado para reducir la carga estática.
Utiliza peines de madera y cepillos con cerdas naturales.

CASPA
Puede aparecer debido a distintas causas pero, por regla general, suele solucionarse fácilmente con un champú de tratamiento anticaspa.
Si tu pelo se resiste a los tratamientos, puedes aplicar, sobre el cuero cabelludo, infusión de perejil o una mascarilla de arcilla.
Incluye en tu dieta alimentos anticaspa, como el pescado azul, el pan y los cereales integrales y el yogur.