CABELLO A SALVO DE LAS AGRESIONES

La humedad, el sol, el viento, etc., son sólo algunas de las agresiones externas que, aparte de castigar el cabello, pueden tirar por la borda todos tus esfuerzos por mantener cada pelo en su sitio.
SOLUCIÓN AL CABELLO ENCRESPADO
Si, al menor atisbo de humedad, tu pelo se hincha y alborota, sigue estas útiles recomendaciones.
Ayuda cosmética
Antes de salir de casa, aplica sobre el cabello una loción antiencrespamiento o "antifrizz". Estos productos cubren la superficie del cabello con un film protector que lo aísla del exterior.
Consejo profesional
Los tratamientos con queratina, la proteína del pelo que nos defiende de forma natural frente a las agresiones externas, hidratan el pelo en profundidad, domando incluso los cabellos más rebeldes. Si tienes el pelo grueso o castigado, esta técnica te lo dejará más sedoso, dócil y brillante.
¿Has pensado en...?
También te serán de gran ayuda los champús enriquecidos con queratina, así como los kits de alisado fácil, inspirados en los tratamientos profesionales a base de queratina.

LIBERA TU PELO DE CARGAS ELÉCTRICAS
Los cabellos finos y de naturaleza seca son los que más se ven afectados por la electricidad estática.
Ayuda cosmética
Cuando te veas a trasluz algunos pelos erizados, no intentes arreglarlo con laca -resecaría aún más tu pelo-, aplícate un poco de acondicionador sin aclarado o vaporiza sobre el pelo un agua de peinado.
Consejo profesional
Los peines y cepillos de materiales naturales minimizan la electricidad estática. Los cepillados muy vigorosos, el "brushing" y la plancha crean el efecto contrario al cargar el pelo de electricidad estática.
¿Has pensado en...?
Los secadores iónicos emiten iones negativos que eliminan las cargas eléctricas del cabello al tiempo que realzan el brillo del pelo y le aportan una mayor suavidad.

AL RESGUARDO DE LOS RAYOS SOLARES
A diferencia de la piel, el pelo no puede defenderse del astro rey ni reparar los efectos causados por las radiaciones. De ahí la necesidad de prevenir los daños.
Ayuda cosmética
El sol debilita la barrera de protección del pelo haciendo que éste se vuelva más permeable y, por tanto, más vulnerable. La solución pasa por utilizar un champú, un acondicionador y una mascarilla para cabellos castigados o, si llevas el pelo teñido, una línea de productos para cabellos coloreados.
Consejo profesional
Cuando el sol apriete, aplica sobre tu pelo un protector capilar dotado de filtro solar.

NO DEJES NINGÚN FRENTE ABIERTO
El viento
En especial, daña las puntas del cabello, la zona más frágil. Así que cuando sople mucho aire, lo mejor que puedes hacer es recogerte el pelo. Si ya tienes las puntas abiertas, séllalas con un sérum reparador.
La cal del agua
Las aguas duras dejan el pelo áspero y sin brillo. Lo más recomendable en este caso es utilizar un champú que neutralice el efecto de la cal o bien enriquecer la dosis que vayas a emplear con unas gotas de vinagre.
El humo
El humo de los cigarros y de la cocina, la contaminación, etc., asfixian el cabello, dándole un aspecto mate y desvitalizado. Es indispensable eliminar los residuos acumulados con un lavado frecuente que permita al cuero cabelludo respirar y al pelo recuperar toda su ligereza y luminosidad.