TODO LO QUE PUEDES HACER PARA PREVENIR EL CÁNCER

El 80% de los casos de cáncer están relacionados con factores que podemos controlar. Mantener una alimentación sana, hacer ejercicio con regularidad y evitar hábitos como el tabaquismo son gestos que nos ayudarán a reducir el riesgo de sufrirlo.
Sabemos que el cáncer es una enfermedad que, en muchos casos, se puede curar y, no sólo eso, que también se puede prevenir. Para ello, no es necesario realizar grandes cambios en nuestra vida. Basta adoptar unas sencillas medidas que, además, mejorarán nuesto estado de salud general. En nuestras manos está, por lo tanto, mantener alejados todos aquellos factores que pueden contribuir a su aparición.

SALUD EN TU MESA
La forma en la que nos alimentamos tiene una incidencia directa en nuestro estado de salud. Según numerosos estudios, el 30% de los tumores tienen relación con una alimentación incorrecta, muy especialmente aquellos que afectan el aparato digestivo (como el cáncer de esófago, el de estómago y el de colon). Para reducir riesgo, es importante seguir estos consejos.
Aumenta el consumo de frutas y verduras
Son alimentos ricos en antioxidantes, unas sustancias que protegen las células del cáncer, entre otras enfermedades. Se aconseja tomar un mínimo de cinco raciones al día (una ración es una pieza grande de fruta o 100 g. de verdura), aunque lo ideal sería llegar a ocho.
Reduce las grasas y los azúcares
Una dieta alta en grasas incrementa las posibilidades de sufrir cáncer de mama, colon y próstata ya que hacen que el cuerpo segregue mayor cantidad de unas hormonas que favorecen la aparición de ciertos tipos de cáncer y, además, porque pueden cambiar las características de las células. Es conveniente reducir, por lo tanto, el consumo de alimentos ricos en grasas perjudiciales, como carnes rojas, embutidos, lácteos enteros, precocinados, bollería industrial, pasteles, etc.
Apúntate a la fibra
Su misión es doble. Por un  lado, estimula el tránsito intestinal y, por lo tanto, contribuye a eliminar del organismo las toxinas potencialmente cancerígenas. Y por otro, crea un pH que reduce el riesgo de desarrollo de tumores. Son ricos en fibra, las legumbres, las frutas y verduras, el pan integral, etc.
Alimentos con mayor poder anticancerígeno
El Instituto Americano de Investigación sobre el Cáncer ha elaborado una lista con los alimentos más útiles a la hora de prevenir el cáncer. Aquí los tienes en orden de importancia:
Ensalada. La verdura cruda conserva una mayor cantidad de nutrientes que la cocida.
Zanahoria. Su elevado contenido en vitamina A la convierte en un excelente preventivo.
Verdura. Todas son beneficiosas, pero muy especialmente las de la familia de la col.
Ajo y cebolla. Previenen algunos tipos de cáncer, como el de estómago.
Tomate. Muy útil en el caso del cáncer de próstata.
Cítricos. Ricos en antioxidantes, ayudan a reducir el riesgo de varios tipos de tumores.
Ojo con...
"Quemar" los alimentos. El pan muy tostado, la carne y el pescado a la plancha o a la barbacoa muy hechos, etc. contienen agentes cancerígenos que aparecen como consecuencia de la combustión excesiva.
Reutilizar en exceso el aceite de freír. Aunque lo filtres, es posible que aún contenga residuos de alimentos quemados que pueden resular potencialmente cancerígenos. Si tienes intención de reutilizarlo, hacerlo únicamente con aceite de oliva.

PONTE EN FORMA
Una actividad física adecuada a tu estado físico y a tu edad te ayudará a fortalecer tu cuerpo y mantener alejado el cáncer.
20 minutos al día
Practicar ejercicio un mínimo de 20 minutos al día, cinco días a la semana, reduce en un 30% el riesgo de sufrir algunos tipos de cáncer, como el de útero. Se trata de hacer ejercicio de forma moderada (basta, por ejemplo, con caminar, nadar o, incluso, bailar) pero constante (un mínimo de tres veces por semana).
Cómo actúa
Según numerosas investigaciones, el deporte refuerza el sistema inmune y ejerce un efecto beneficioso para ciertas hormonas, lo que disminuye el riesgo a sufrir esta enfermedad.

FRENO A LOS MALOS HÁBITOS
Hay una serie de factores que debemos eliminar de nuestra vida para mejorar nuestro pronóstico frente al cáncer.
Tabaco
El humo del tabaco contiene más de 200 sustancias cancerígenas y aumenta el riesgo de sufrir cáncer de pulmón, de boca, de faringe, de laringe, de esófago, de páncreas, de vejiga y de riñón. Ante argumentos tan contundentes, la mejor opción es abandonar este hábito lo antes posible.
Alcohol
Es un importante factor de riesgo a la hora de sufrir cáncer de boca, faringe, laringe, esófago y colon. Las bebidas alcohólicas más perjudiciales son las de alta graduación: whisky, ginebra, vodka, etc.
Obesidad
Pesar más de la cuenta contribuye a un desequilibrio hormonal que propicia la aparición de tumores hormonosensibles, como el de mama.