CÓMO PREVENIR LA INCONTINENCIA URINARIA EN EL HOMBRE

Aunque tradicionalmente ha sido un problema asociado a mujeres y ancianos, la incontinencia urinaria también afecta a los hombres. Tomar medidas preventivas ayuda a evitar un problema que los varones suelen pasar por alto por vergüenza o pudor.
La incontinencia urinaria consiste en la pérdida involuntaria de orina. El afectado tiene una necesidad imperiosa y repentina de orinar pero es incapaz de retener la orina. Los escapes pueden producirse al estornudar, reír, realizar algún esfuerzo o ejercicio físico. Supone un problema higiénico, social y psíquico, ya que influye en la actividad cotidiana del enfermo y reduce su calidad de vida. La incontinencia no es una enfermedad en sí misma, sino la consecuencia de una alteración en la fase de llenado vesical que se presenta en numerosas enfermedades.

CAUSAS QUE LA PROVOCA
La incontinencia se produce cuando la presión dentro de la vejiga es superior a la presión en la uretra. Este trastorno puede deberse a una hiperactividad del detrusor que, en algunos casos, es motivada por un problema neurológico; por una alteración del esfínter externo y de los músculos del suelo pélvico; por el fallo del esfínter interno por relajación inapropiada o lesión orgánica, o por un daño neuronal.

SÍNTOMAS
La señal más común de incontinencia urinaria es la pérdida de orina por la vejiga. Otras señales dependerán del tipo de incontinencia urinaria que se tenga.
  • Incontinencia de esfuerzo: Se evacúa una pequeña cantidad de orina al toser, al hacer algún esfuerzo, levantar algo o cambiar de posición. 
  • Incontinencia de urgencia: La necesidad de orinar es tan fuerte que no puede llegar al baño a tiempo. 
  • Incontinencia por rebosamiento: Se tiene la necesidad urgente de orinar, pero sólo puede evacuar una pequeña cantidad. Y no puede controlar el goteo posmiccional constante de orina.
CÓMO PREVENIRLA
Dieta equilibrada
Factores relacionados con la alimentación como el estreñimiento y la obesidad influyen muy negativamente en este trastorno. Es necesario, por lo tanto, controlarlos para evitar su agravamiento. También es muy recomendable reducir el consumo de alimentos ricos en grasa saturada, ya que pueden debilitar los músculos del perineo.
A evitar
Algunos productos son perjudiciales para el organismo y pueden provocar incontinencia urinaria. Por ello, evita el consumo de bebidas alcohólicas y tabaco y limita el de sustancias excitantes, como el té o el café, ya que pueden irritar el tracto urinario. Por la misma razón, también se aconseja reducir el consumo de alimentos picantes.
Actividad física
Hacer ejercicio con frecuencia y de forma moderada contribuye al buen funcionamiento del tracto urinario. Sin embargo, evitar aquellos que requieran un gran esfuerzo físico o que implican saltos (como los "steps", el tenis...) porque podrían provocar el efecto contrario.

PARA PENSAR...

Muchos hombres que tienen incontinencia de urgencia o incontinencia por rebosamiento también tienen un agrandamiento de la próstata (hiperplasia prostática benigna). Es posible que quieran hablar con un médico acerca de medicamentos, cirugía u otros tratamientos para aliviar sus síntomas.
La incontinencia urinaria puede ser un problema que surja posteriormente al cáncer de próstata, que incluye radioterapia y la extirpación de la próstata.
El tratamiento será diferente para los hombres que tienen incontinencia total o que no pueden seguir o tolerar tratamientos específicos debido a una enfermedad grave.

CUÁNDO LLAMAR AL MÉDICO

Consultar al médico de inmediato si la incontinencia urinaria no desaparece o está acompañada por:
  • Debilidad o entumecimiento de los glúteos, las piernas y los pies. 
  • Fiebre, escalofríos y dolor abdominal (del estómago) o en un lado.
  • Sangre en la orina o ardor con la micción. 
  • Cambios en los hábitos de evacuación.
Llamar al médico si:
  • La incontinencia urinaria está empeorando. 
  • La pérdida no controlada de orina constituye un problema tal que necesita usar un protector absorbente. 
  • La incontinencia interfiere en su vida de alguna manera.
No sienta vergüenza de hablar sobre la incontinencia con su médico. La incontinencia no es un resultado inevitable del envejecimiento. La mayoría de las personas con incontinencia pueden recibir ayuda o curarse.