DISFRUTA DEL PRESENTE

El secreto para lograr el equilibrio interior consiste en tratar de ser más consciente del momento en el que estamos viviendo.
Pocas veces sabemos apreciar el gran privilegio que representa vivir el presente. Obsesionados con el pasado o demasiado preocupados por el futuro, no siempre somos capaces de disfrutar del único momento que, en definitiva, pertenece al mundo real.

Dicen que pasamos la mitad de nuestra vida pensando en algo diferente a lo que estamos haciendo. Seguro que te ha pasado más de una vez. Estás en el trabajo y estás deseando salir para estar con tu familia pero, cuando finalmente llegas a casa, no dejas de darle vueltas a un asunto pendiente de la oficina. Esto hace que en el trabajo estés distraído/a y en casa, demasiado preocupado/a como para disfrutar plenamente de los momentos de relax. Este continuo baile en el tiempo te impide vivir el presente.
Lo mismo ocurre con personas que viven ancladas en el pasado, alimentándose de recuerdos, o, todo lo contrario, con aquellas que están tan preocupadas por lo que les espera en el futuro que son incapaces de disfrutar del presente. En cualquiera de los dos casos, el resultado es el mismo: alejarse completamente de la realidad.

CÓMO SACARLE EL MÁXIMO PROVECHO EN EL PRESENTE
Se trata, por lo tanto, de poner fin de una vez por todas a este tipo de actitudes y esforzarse por disfrutar del aquí y el ahora.
Disminuye tu preocupación por el futuro
Cierto grado de previsión resulta útil para que "no nos pille el toro": ahorrar para el día de mañana, coger un paraguas por si llueve...No es conveniente, sin embargo, excederse con este tipo de preocupaciones. Aceptar que se imposible tenerlo todo controlado evitará un exceso de ansiedad.
Haz las paces con el pasado
Añoramos aquellos momentos felices que no volverán, nos obsesionamos con aquellos errores que cometimos y que ya no podemos remediar...Darle vueltas una y otra vez a todo aquello que hemos dejado atrás en el tiempo es un error, ya que, además de entristecernos, nos impide ser felices.
No dejes que tu vida sea un sueño
Tener grandes ambiciones es positivo, pero pasarse el día soñando, sin atreverse a pasar a la acción, puede resultar contraproducente. Tu felicidad no puede estar ubicada únicamente en el futuro, debes hacer todo lo posible para trasladarla al momento presente. Hasta que no lo hagas, no disfrutarás el cien por cien de tu vida.
Focaliza tu atención
Una buena idea para centrarse en el tiempo presente es tratar de ser más consciente de lo que pasa a nuestro alrededor. Dedica unos minutos al día a relajarte y prestar atención a todo lo bueno que tienes a tu alcance en ese preciso momento.