PIEL PERFECTA SIN MANCHAS

La exposición al sol no tiene por qué comportar la aparición de lesiones pigmentarias. Elegir el producto adecuado te ayudará a evitarlas así como a eliminarlas si ya han hecho acto de presencia.
¿POR QUÉ APARECEN?
Radiación solar
Una exposición prolongada al sol sin la protección adecuada provoca una mayor producción de melanina y ésta se reparte de manera irregular.
Los cambios hormonales
Tanto en el embarazo como en la menopausia se produce un aumento del nivel de estrógenos lo que dispara la generación de melanina. Los efectos son similares con la ingesta de anticonceptivos orales.
El consumo de algunos medicamentos
Hay fármacos, como los antidiabéticos y los antihistamínicos que aumentan la fotosensibilidad de la piel.
La edad
Las manchas tienden a aparecer con el paso del tiempo como consecuencia del daño que la radiación solar ha causado durante años en el ADN. También se dan en jóvenes con predisposición genética.

UN ALIADO BÁSICO, EL PROTECTOR SOLAR
Para evitar que el sol pase factura a la piel provocando la aparición de manchas, se debe usar protección solar los 365 días del año. Aunque sea invierno es recomendable aplicar un factor de protección superior a 15.
Elige el momento adecuado para broncearte
En verano, no es recomendable tomar el sol en las horas centrales del día (entre mediodía y las 4 de la tarde), pero, si lo haces, no olvides utilizar la protección máxima y aplicarla media hora antes de salir de casa.
Para todo tipo de pieles
Aquellas personas que tienen la dermis más morena necesitan una protección menor, pero, si se desea combatir el desarrollo de manchas, no hay que correr riesgos eligiendo un factor por debajo del recomendado, ya que un sólo minuto sin la crema adecuada puede comportar la hiperpigmentación.

PON CERCO A LAS MANCHAS DE SOL
Existen diversas sustancias que interfieren en la síntesis de la melanina y, por ello, se han incorporado a los productos cosméticos que se utilizan para blanquear las manchas y prevenir su aparición.
El ácido Kójico
Proviene del Japón y se considera el rey de los blanqueadores. Forma parte de la inmensa mayoría de las cremas y geles que se utilizan para hacer desaparecer las lesiones pigmentarias. Su acción, conjuntamente cn la de la hidroquinona y la del ácido gilcólico, aclara y unifica el tono de la piel.
La vitamina C
Se ha revelado como un potente ralentizador de la acumulación de melanina, que, además, activa la circulación y oxigena la dermis.
El tratamiento antimanchas
Los productos cosméticos despigmentantes deben aplicarse sobre la piel cuando esté limpia y seca, preferentemente, por la noche. Realiza un suave masaje para que la absorción sea total. Ten en cuenta que sólo ha de cubrir la mancha, puesto que podría irritar el resto de la dermis. Empezarás a notar los efectos pasadas unas seis semanas.

EL MEJOR CAMUFLAJE, EL MAQUILLAJE
El uso combinado de un corrector y un iluminador pueden hacer invisibles las lesiones pigmentarias del rostro.
El tono idóneo
El beige es una buena opción para las pieles más oscuras así como para aplicar sobre zonas muy pigmentadas. En el caso de tener una tez clara, el corrector rosa logrará disimular las hiperpigmentaciones. Completa el proceso con un iluminador en textura fluida o en barra.