PICAR ENTRE HORAS PUEDE PROVOCAR CARIES

Un yogur, una galleta, un zumo...a los niños les encanta tomar frecuentes tentempiés a lo largo del día pero, incluso cuando se trata de alimentos saludables, esta costumbre puede resultar perjudicial para sus dientes.
Para tener una buena salud dental, es necesario cepillarse los dientes después de cada comida.
El cepillado ayuda a eliminar la placa bacteriana, el lugar donde se acumulan los gérmenes que degradan los azúcares y generan los ácidos que atacan los dientes.

Los niños que tienen la costumbre de picar entre horas no suelen cepillarse los dientes después de cada tentempié. Los restos de alimentos que se acumulan en los dientes aumentan la proliferación de gérmenes y eleva el riesgo de sufrir caries.

Para evitarlo, hay que acostumbrar a los niños a que no tomen nada después de haberse cepillado los dientes. Asegurarse de que estén completamente saciados evitará este hábito.