REJUVENECE TU CUERPO Y VIVE MÁS AÑOS

Si todavía no has pensado en cuáles van a ser tus propósitos para el 2013, apunta estas útiles recomendaciones en tu lista. Y es que cambiando algunas de tus costumbres no sólo ganarás salud, sino también longevidad.
No sólo los genes determinan nuestra esperanza de vida. También nuestros hábitos condicionan en gran manera la forma en la que evolucionará nuestro organismo a lo largo de los años. Hacer ejercicio, mantener una dieta saludable, dejar de fumar, etc., son medidas importantísimas a la hora de conseguir la longevidad, ya que nos permiten prevenir el daño celular y retrasar el envejecimiento.

HACER EJERCICIO: HASTA 5 AÑOS MÁS DE VIDA
El sedentarismo es uno de los principales enemigos de nuestra longevidad. Por el contrario, practicar deporte con regularidad nos resulta altamente beneficioso. Según la investigación dirigida por el Instituto Nacional del Cáncer de EEUU, el ejercicio físico puede prolongar nuestra esperanza de vida hasta en cinco años.
Cómo actúa
Lo hace desde varios frentes. Estos son los más importantes:
  • Activa el sistema cardiovascular y respiratorio, mejorando la oxigenación del cuerpo.
  • Reduce el estrés y nos lleva a un estado de ánimo más positivo.
  • Estimula la circulación sanguínea cerebral, mejorando la memoria y la capacidad de concentración.
  • Fortalece los huesos y los músculos, aumentando la movilidad de las articulaciones.
Organízate
Para obtener los máximos beneficios del ejercicio, es necesario saber con qué frecuencia y durante cuánto tiempo hay que practicarlo, dependiendo de su intensidad.
  • Ejercicio suave (pasear, realizar tareas domésticas...): unos 30 minutos al día.
  • Ejercicio moderado (caminar a paso energético, nadar, ir en bicicleta, bailar...): 150 minutos a la semana distribuidos en tres o cuatro sesiones.
  • Ejercicio enérgico (correr, jugar al tenis, aeróbic...): 75 minutos a la semana distribuidos en dos o tres sesiones.
MANTENER UNA DIETA SANA: HASTA 15 AÑOS MÁS DE VIDA
Una alimentación equilibrada nos ayudará a disfrutar de una vida larga y saludable. Según un estudio realizado por la Universidad de Maastrich (Países Bajos), las mujeres no fumadoras que siguen una dieta mediterránea pueden vivir hasta 15 años más y los hombres ocho. Comer de forma saludable, además de fortalecer el organismo, reduce el daño oxidativo de los radicales libres, los responsables del envejecimiento.
¿Qué hacer?
Estos son los puntales sobre los que se sustenta la dieta de la longevidad.
  • No excederse en las cantidades. Siempre es mejor comer de menos que de más. Una dieta con las calorías justas nos ayudará a mantenernos más sanos y fuertes.
  • Comer más fruta y verdura. Son los alimentos más ricos en antioxidantes y las nueces, el melocotón, las espinacas, la coliflor, la zanahoria, la manzana, el apio, la lechuga, el bróculi, las uvas, la cebolla, etc., son los que los contienen en mayor cantidad. Para preservar al máximo sus nutrientes, es importante comer las frutas frescas y las verduras crudas o cocidas al vapor.
  • Aumentar el consumo de fibra. A pesar de no tener valor nutritivo, juega un importante papel en nuestra salud, ya que elimina los residuos del organismo y neutralizan la acción de los radicales libres. La encontrarás en las legumbres, los cereales integrales, la fruta y la verdura.
  • Reducir las grasas. Comer un exceso de grasa saturada (presente en los embutidos, la carne roja, los lácteos enteros, la bollería industrial...) eleva los niveles de colesterol perjudicial y aumenta el riesgo de sufrir trastornos cardiovasculares.
EVITA LOS MALOS HÁBITOS: HASTA 10 AÑOS MÁS DE VIDA
Fumar, beber en exceso, pesar demasiado...Son factores que no siempre tenemos en cuenta y que pueden restarnos esperanza de vida.
Tabaquismo
Si eres fumador y estás pensando en abandonar esta perjudicial hábito, te conviene saber que el simple hecho de dejar el tabaco te permite prolongar tu vida hasta en 10 años. Según un estudio, cuanto más joven se tome esta decisión, mejor (hacerlo a los 60, 50, 40 y 30 años posibilita ganar 3, 6, 9 y 10 años de vida respectivamente).
Sobrepeso y Obesidad
Cuando se pesa más de la cuenta, aumenta el riesgo de sufrir dolencias como diabetes de tipo 2, trastornos cardiovasculares e hipertensión, determinados tipos de cáncer, etc. Adelgazando entre un 10 y un 15% del peso total mejoramos nuestra salud y esperanza de vida. Si, además, se hace algo de ejercicio, los beneficios aumenta todavía más.
Beber alcohol en exceso
Superar el consumo responsable de alcohol aumenta las posibilidades de sufrir patologías hepáticas o distintos tipos de cáncer, como, por ejemplo, el de garganta y esófago.