CONSIGUE UNA PIEL UNIFORME Y SIN POROS ABIERTOS

Para lucir un rostro fino y sin irregularidades, es necesario controlar el tamaño de los poros. El uso de limpiadores, mascarillas y exfoliantes te ayudará a conseguirlo.
Los poros son la vía de comunicación de la dermis con el exterior, además de producir la grasa necesaria para mantenerla elástica e hidratada, pero, cuando son demasiado evidentes, dan al rostro un aspecto basto y poco estético.

Aunque los poros dilatados son propios de las pieles grasas (ya que tienen un mayor número de glándulas sebáceas), hay otros factores que pueden propiciar su aparición, como el estrés, la sequedad cutánea, el tabaco...Una higiene facial incorrecta o insuficiente también aumenta su diámetro, ya que la suciedad se concentra en su interior y los agranda todavía más. Con la edad, además, se pierde elasticidad y los poros parecen más grandes.

Tanto si eres propensa a sufrir este problema como si no, estas recomendaciones te ayudarán a prevenirlo.
Limpieza diaria
Mantener los poros limpios es la mejor manera de evitar que se dilaten. Para ello, debes utilizar productos muy ligeros, como los geles al agua, ya que los productos más densos, como la leche limpiadora, pueden provocar que la grasa se acumule en su interior, dilatándolos todavía más. Tras la limpieza, es aconsejable pasar por la superficie de la piel un algodón empapado en tónico, un producto específico para cerrar el poro.
Eliminar impurezas
También se recomienda exfoliarse con frecuencia (una vez a la semana como mínimo) para eliminar la suciedad y las células muertas que se acumulan en su superficie.
Efecto purificante
Las mascarillas astringentes resultan muy adecuadas para mejorar el aspecto de la piel grasa o mixta, ya que, al eliminar el exceso de sebo, mantienen el poro limpio.
Cremas tratantes
Te conviene utilizar hidratantes con efecto matificante, pues regulan la producción de grasa sin resecar. Las cremas cn ácidos (glicólico, salicílico, láctico o retinoico) ayudan a mejorar el aspecto general del rostro. Recuerda que el sol acentúa el problema. Para evitarlo, utiliza una hidratante de día con filtro solar.
Y además...
Para mejorar el estado de tu piel en tu dieta no pueden faltar alimentos ricos en antioxidantes como los frutos rojos, los cítricos, el té verde y la soja. Las infusiones depurativas, como la de salvia y tomillo, te ayudarán a prevenir la aparición de impurezas.

ASÍ SE ELIMINAN LOS PUNTOS NEGROS
Cuando el sebo  natural de la piel se mezcla con las células muertas, ensancha el diámetro del poro y sale a la superficie. Al entrar en contacto con el aire, este sebo se oscurece, apareciendo el antiestético punto negro.
No los presiones
Además de mantener la dermis perfectamente limpia con las medidas que hemos detallado anteriormente, es posible que necesites eliminar la suciedad que se acumula en el interior del poro. No intentes hacerlo con los dedos, ya que puedes dejar antiestéticas señales en la piel. Es mejor que esta tarea la realice un profesional de la estética o bien utilizar parches específicos que te permitirán eliminarlos sin tener que presionar.