REJUVENECE TU ROSTRO ZONA POR ZONA

El efecto del paso del tiempo afecta de forma diferente a las distintas partes de la cara. Para obtener los mejores resultados, es necesario aplicar los cuidados específicos a cada una de ellas.
CONTORNO DE OJOS
La piel que rodea los ojos es extremadamente fina y sensible, además de estar sujeta al sinfín de movimientos que realizamos al día al pestañear, hablar, reír, etc. El paso del tiempo y el descenso hormonal que tiene lugar a partir de los 40 años agrava todavía más la situación.
Controla las patas de gallo
Las cremas de ácido hialurónico resultan ideales para atenuar esas fínas arrugas que nacen en el rabillo del ojo y aportar luminosidad.
El sol es una de sus principales causas, ya que acelera el envejecimiento cutáneo. Además, la luz que emite nos obliga a cerrar los ojos, aumentando la profundidad de los pliegues. Evítalo utilizando cremas de día con protección solar y usando gafas de sol.
Recupera la luminosidad
La piel del contorno de ojos suele oscurecerse con la edad, no sólo en las ojeras, sino también en otras zonas, como los párpados, restándole viveza a la mirada. Para evitarlo, puedes usar productos despigmentantes.

ROSTRO
Una de las señales más significativas del paso del tiempo es que se desdibuje el óvalo. La piel se vuelve más flácida y el rostro pierde definición.
Para evitar que la piel pierda grosor, utiliza productos antiedad redensificantes, con ingredientes como la soja. Además, bebe 2 litros de agua al día y toma alimentos antioxidantes (carne de ave, zanahorias, pimientos rojos, cítricos, kiwis, aceite de girasol, frutos secos, espinacas...) para estimular la producción de colágeno.

BOCA
La zona peribucal también es propensa a las arrugas. Las más frecuentes son las denominadas "código de barras", esas finas líneas verticales que aparecen sobre el labio superior, sobre todo si se es fumadora.
Alisa la zona
Los sérums y las cremas antiedad con colágeno y ácido hialurónico son el mejor tratamiento para rellenar las arrugas. Una vez por semana, aplícate, además, una mascarilla nutritiva.
Labios bien hidratados
Si tienes los labios secos, utiliza un bálsamo labial con aceite vegetal de karité, cacao, aguacate, almendras, etc., para crear una barrera que evite la pérdida de agua y los proteja de las agresiones externas.
Buenas costumbres
Es importante que dejes de fumar y evites la costumbre de arrancarte las pieles muertas. Si te maquillas, elige labiales con agentes hidratantes.

CUELLO
Buenas posturas
Para prevenir la aparición de arrugas horizontales, duerme con una almohada baja. Procura, además, mantener la cabeza alta cuando leas, trabajes con el ordenador, etc.
Dieta
Es importante que en tu dieta no falten alimentos ricos en proteínas, como la carne, el pescado, el huevo, las legumbres, etc., ya que estos nutrientes contribuyen a mantener la piel joven y elástica.
Cosmética
Todos los productos que utilices para el rostro (hidratantes, antiedad, etc.,) resultan eficaces también para el cuello. Extiende tus cuidados hacia esta zona y, si tienes algún problema determinado (doble mentón, arrugas...), usa un cosmético específico.