CÓMO PREVENIR Y TRATAR NATURALMENTE LA CONJUNTIVITIS



 
¿Tiene los ojos rojos y le pican? La conjuntivitis es una dolencia frecuente del ojo, fácil de tratar, y que con unas simples precauciones, en la mayoría de los casos, se puede incluso evitar.
 
 
La conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva, el tejido fino y transparente que cubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo. La conjuntiva contiene vasos sanguíneos que al irritarse o inflamarse se hace más visible los vasos sanguíneos, lo que le da al ojo un color rosado o rojizo.

Esta dolencia, que es conocida también como "ojo rojo o rosado", puede aparecer en uno o ambos ojos.
 
TIPOS Y CAUSAS DE LA CONJUNTIVITIS
Las principales tipos de conjuntivitis, según su causa, son:
  • Conjuntivitis viral. Este tipo de conjuntivitis es muy contagiosa, pero usualmente desaparece por si sola en algunos días, sin necesidad de tratamiento médico. Las causas:
    • Adenovirus, es la más frecuente de conjuntivitis vírica.
    • Queratoconjuntivitis herpética. Esta forma de conjuntivitis está causada por el virus del herpes simple y las lesiones de la piel son similares a ampollas. Puede afectar un solo ojo.
    • Conjuntivitis hemorrágica aguda. Es una enfermedad altamente contagiosa causada por dos enterovirus, el Enterovirus 70 y el virus Coxsackie A24.
  • Conjuntivitis bacteriana. Esta es una forma altamente contagiosa de la conjuntivitis causada por infecciones bacterianas. Las causas más comunes de la conjuntivitis bacteriana aguda son el Staphylococcus aureus, el Streptococcus pneumoniae y el Haemophilus influenzae. Aunque es muy raro, puede ser causada por Neisseria gonorrhoeae o N. meningitidis. Los casos crónicos de conjuntivitis bacteriana son los que duran más de 3 semanas, y en general son causados por el Staphylococcus aureus, la Moraxella lacunata o la flora entérica gram-negativa.
  • Conjuntivitis alérgica. Ocasionada por irritantes oculares como el polen, el polvo, la caspa animal en individuos susceptibles. La conjuntivitis alérgica puede ser estacional (polen) o aparecer en brotes durante todo el año (polvo y caspa de las mascotas). Esta forma de conjuntivitis no es contagiosa.
  • Conjuntivitis irritativa. Cualquier cosa que irrite el ojo puede causar también conjuntivitis. Estas incluyen:
    • Exposición a químicos (como el cloro de la piscina).
    • Humo.
    • Uso de lentes de contacto (a menudo lentes de uso prolongado) .
    • Ojos secos, que se puede desarrollar cuando el ojo no es capaz de mantener una capa saludable de lágrimas. Los ojos secos se pueden ocasionar por el viento o el sol, el calor, problemas con los párpados o ciertos trastornos inmunitarios raros.
  • Conjuntivitis neonatal. La conjuntivitis neonatal es una condición que ocurre cuando los ojos de un bebé recién nacido se inflaman. Sus causas:
    • Conjuntivitis infecciosa. En la conjuntivitis infecciosa, las bacterias o virus se transmiten desde el tracto genital de la madre infectada durante el parto o por las manos infectadas. Los bebés pueden ser propensos a desarrollar conjuntivitis cuando la madre tiene una infección genital en el momento del nacimiento. Las dos causas más temidas son la gonorrea (Neisseria gonorrhoeae) o la clamidia (Chlamydia trachomatis). Los bebés también pueden desarrollar conjuntivitis neonatal después de la exposición a las bacterias normales de la flora en canal de parto de una madre sana, y pueden desarrollar conjuntivitis causada por un conducto lagrimal obstruido. Otros agentes causantes de la conjuntivitis del recién nacido incluyen el virus del herpes simple (HSV 2), Staphylococcus aureus, Streptococcus haemolyticus y Streptococcus pneumoniae.
    • Conjuntivitis no infecciosa. Los recién nacidos también pueden experimentar conjuntivitis debido a una obstrucción del conducto lagrimal.
  • Otras causas. La conjuntivitis es parte de la tríada de la artritis reactiva o síndrome de Reiter, la cual se cree que es el resultado de la interacción de diversos factores genéticos y ambientales, que causan una reactividad inmunitaria anormal después de ciertas infecciones bacterianas.

CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA CONJUNTIVITIS?
Los síntomas de la conjuntivitis pueden variar dependiendo de la causa, no obstante hay una serie de síntomas comunes en todas ellas. Se puede experimentar todos o algunos de los siguientes síntomas:
  • Enrojecimiento o inflamación de la parte blanca del ojo o del interior del párpado.
  • Aumento en la cantidad de lágrimas.
  • Secreción ocular que puede ser transparente, amarilla, blanca o verde.
  • Picazón, irritación, ardor o dolor en los ojos.
  • Mayor sensibilidad a la luz.
  • Sensación de tener arena en los ojos.
  • Lagañas en los párpados o las pestañas.
  • Formación de costras en los párpados durante la noche (más a menudo a causa de bacterias).
  • Visión borrosa
Los síntomas según el tipo de conjuntivitis que se contraiga son:
  • Conjuntivitis viral. De forma frecuente, los párpados están muy hinchados e inclusive la conjuntiva en la parte blanca del ojo puede estar hinchada, creando un aspecto vidrioso. La infección generalmente comienza en un solo ojo, pero puede propagarse fácilmente al otro. En ocasiones los ganglios linfáticos cerca de las orejas o el cuello se inflaman. Son comunes la fiebre, el dolor de garganta y la congestión nasal. Este tipo de conjuntivitis también se puede extender a la córnea, persistir a lo largo de múltiples semanas y ocasionar una visión borrosa. Los síntomas de la conjuntivitis pueden perdurar de una a un par de semanas y después desaparecen por sí mismos.
  • Conjuntivitis bacteriana. Pueden verse afectados uno o ambos ojos. Es contagiosa (usualmente por contacto directo con las manos infectadas o elementos que hayan tocado el ojo). La conjuntivitis bacteriana acostumbra a ocasionar síntomas notorios un un día o dos después de la infección. El ojo se enrojece, pica y se puede producir exceso de lágrimas. A medida que la infección empeora, se tiende a acumular pus amarillento bajo el párpado. El pus se endurece mientras que se seca, dando lugar a la formación de costras. Ciertas personas no son capaces de abrir los ojos por la mañana debido a la acumulación excesiva de costra.
  • Conjuntivitis alérgica. Ambos ojos se ven afectados. No es contagiosa. El síntoma principal es comezón. Otros síntomas comunes incluyen enrojecimiento de la conjuntiva, ardor, lagrimeo e hinchazón de los párpados. En ocasiones, la conjuntiva se inflama.
  • Conjuntivitis irritativa. Los síntomas son ardor e irritación, enrojecimiento, sin flujo o secreción acuosa. Los síntomas por norma general son afines a los de la conjuntivitis alérgica.
  • Conjuntivitis neonatal. Dolor y sensibilidad en el globo ocular. Secreción purulenta, mucoide o bien mucopurulenta en dependencia de la causa. Los párpados normalmente están hinchados.
    • La conjuntivitis neonatal debido a gonorrea generalmente se manifiesta en los primeros 5 días tras el nacimiento y se asocia con una marcada secreción purulenta en ambos ojos e inflamación local.
    • Si está causada por clamidia, se produce tras 3 días del parto, aunque puede suceder hasta un par de semanas tras el parto. Las secreciones acostumbran a ser más acuosas. Los bebés inficionados con clamidia pueden desarrollar neumonía (infección pulmonar) en una etapa siguiente (en un rango de 2 a 19 semanas tras el parto).

CUÁNDO CONSULTAR AL MÉDICO?
La mayoría de los casos de conjuntivitis son leves y mejoran por sí mismos, incluso sin tratamiento. Sin embargo, en algunas ocasiones es importante consultar al médico para dar un tratamiento específico o para que haga un seguimiento concreto. Se debe ver a un médico si tiene conjuntivitis junto con cualquiera de los siguientes síntomas:
  • Síntomas que duran más de 3 o 4 días.
  • Dolor en el ojo entre moderado y fuerte.
  • Sensibilidad a la luz o visión borrosa.
  • Los párpados o la piel de alrededor de los ojos se inflama o enrojece.
  • Dolor de cabeza.
  • El sistema inmunitario debilitado, por ejemplo, a causa del VIH o un tratamiento contra el cáncer.
  • Afecciones preexistentes en los ojos que puedan ponerlo en riesgo de presentar complicaciones o una infección grave.
  • Si se está tratando la conjuntivitis bacteriana con antibióticos y no comienza a mejorar después de las 24 horas de haber comenzado el tratamiento.

COMPLICACIONES DE LA CONJUNTIVITIS
Con el tratamiento oportuno, la conjuntivitis se soluciona sin complicaciones. Puede ayudar a disminuir al mínimo el riesgo de complicaciones graves siguiendo el tratamiento médico. No obstante, sin tratamiento, la conjuntivitis puede llevar a complicaciones graves, incluyendo:
  • Ulceración o perforación de la córnea.
  • Pérdida de visión y la ceguera. Aunque la infección puede ser dolorosa y larga, extrañamente ocurren daños en la visión. Cuando ocurren, suelen ser ocasionados por infecciones bacterianas secundarias, que se pueden prevenir con un tratamiento con antibióticos recetados por el médico.
  • Infección recurrente. En raros casos, la conjuntivitis puede repetirse, y hacer que la condición se considere crónica.

CÓMO PREVENIR LA CONJUNTIVITIS?
Cambiar los hábitos de trabajo y lectura, tomar una serie de precauciones en la limpieza o en nuestra relación con los demás son las mejores opciones para prevenir la aparición de conjuntivitis. Las siguientes pautas pueden ser muy útiles:

Para evitar la conjuntivitis irritativa o alérgica
  • Leer siempre en lugares con buena luz y, a ser posible natural. Detener la lectura de vez en cuando para descansar la vista, fijándola en otros puntos más lejanos que la distancia del papel. Cuando se trabaja con ordenador, procurar descansar de vez en cuando. Procurar no forzar la vista con letras demasiado pequeñas. No leer en movimiento (cuando se viaja).
  • Mantenerse lejos de ambientes cargados de polen u otras sustancias que pudieran causar alergia.
  • Mantener las lentes de contacto y las gafas limpias.
  • Evitar utilizar las lentes de contacto durante más horas de las recomendadas y nunca dormir con ellas ni tenerlas puestas un día entero o más.
  • Aspirar bien la vivienda, los muebles, las alfombras, los sofás, las mantas, etc. u otros objetos de casa que pudieran contener polvo, pelos de animales, ácaros, etc., causantes de conjuntivitis alérgicas.
  • Evitar lugares con aire acondicionado, los ventiladores, las calefacciones, permanecer mucho tiempo en lugares con mucho viento o en ambientes con poca humedad ambiental.
  • Humedecer el ambiente para evitar la sequedad ambiental.
  • Evitar el contacto de los ojos con la suciedad.
  • Evitar el uso diario de cosméticos, maquillaje o los productos para limpiar el maquillaje en los ojos.
  • No frotar los ojos con los dedos o con las palmas de las manos cuando pican o estén cansados. Solamente deben lavarse con agua limpia, sin detergentes o con algún colirio, a ser posible natural.
  • Utilizar gafas de sol con buena protección de los rayos solares cuando se esté expuesto a ambientes de alta montaña, vientos fuertes, playa o sitios muy soleados. No mirar nunca directamente al sol, tampoco con ningún tipo de gafas.
  • Si se va a nadar, utilizar gafas de natación para proteger los ojos de bacterias o sustancias irritativas que se encuentren en el agua y que puedan causar conjuntivitis.
  • Antes de ducharse, usar un jacuzzi o meterse en agua de cualquier tipo, quitarse las lentes de contacto.
  • Si se sufre de alergias estacionales, consultar al médico qué se puede hacer para minimizar los síntomas antes de que comiencen.
Para evitar la conjuntivitis viral o bacteriana
  • Lavar las manos con agua y jabón cuando se llega a casa, para eliminar posibles microorganismos que pudieran causar conjuntivitis.
  • Llevar siempre un desinfectante para manos y usarlo frecuentemente.
  • Lavar bien las prendas de una persona que tiene conjuntivitis, como toallas, sábanas, almohadas, etc.
  • Evitar el contacto con los ojos de una persona enferma.
  • No utilizar objetos personales que hayan podido estar en contacto con sus ojos o sus manos, como toallas, gafas, etc.
  • Prescindir de las lentes de contacto hasta que desaparezca la conjuntivitis.
  • Tirar las lentes de contacto que hayan estado en contacto con ojos enfermos, el líquido desinfectante no es capaz de eliminar todas las bacterias causantes de la conjuntivitis.
  • Cubrirse la nariz y la boca al toser y estornudar.
  • Si se va a nadar, utilizar gafas de natación para proteger los ojos de bacterias u otros microorganismos que se encuentran en el agua y que pueden causar conjuntivitis.
  • Si tu hijo tiene conjuntivitis, no debe ir a la escuela hasta empezar el tratamiento. En la mayor parte de las escuelas y guarderías se obliga a que los niños esperen al menos 24 horas tras comenzar el tratamiento antes de volver. Consultar con el médico si tienes alguna pregunta sobre si tu hijo puede retornar la escuela o guardería.
  • Si estás embarazadas, generalmente, se aconseja recibir tratamiento para cualquier infección genital antes de dar a luz. Las bacterias de la flora vaginal presentes en una madre sana también pueden causar conjuntivitis neonatal, por lo que los niños nacidos en la mayoría de los hospitales reciben gotas para los ojos, para evitar la infección en los ojos.

CÓMO TRATAR LA CONJUNTIVITIS?
El tratamiento de la conjuntivitis comienza con una consulta al médico, quien determinará el enfoque adecuado dependiendo del tipo de conjuntivitis que se tenga.

Conjuntivitis viral
Se pueden usar lágrimas artificiales y compresas frías para aliviar la sequedad y la inflamación causada por la conjuntivitis. El médico puede recetar medicamentos antivirales para tratar formas de conjuntivitis más graves, como aquellas causadas por los virus del herpes simple o de la varicela-zóster.

Conjuntivitis bacteriana
Los antibióticos pueden ayudar a reducir la duración de la enfermedad y a disminuir la propagación de la infección a otras personas. El médico puede recetar antibióticos en gota o pomada para los ojos para tratar la conjuntivitis. Las lágrimas artificiales y las compresas frías se pueden usar para aliviar un poco la sequedad y la inflamación.

La conjuntivitis bacteriana leve puede mejorarse sin la necesidad de un tratamiento con antibióticos y sin que se presente alguna complicación grave.

Las infecciones graves ocasionadas por la clamidia o la gonorrea pueden requerir un programa de antibióticos por vía oral.
 
Conjuntivitis alérgica
Lavar los ojos con agua fría o bien aplicar una compresa fría puede ayudar a aliviar los ojos y calmar la comezón y ardor. Estas medidas son en ocasiones ineficaces para la gente con alergias severas.

Los casos leves de conjuntivitis alérgica se resuelven con lágrimas artificiales.
 
En casos más graves, puede ser tratada con medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos y antihistamínicos. Los fármacos antihistamínicos orales de venta libre normalmente son suficientes para tratar la mayor parte de los casos leves de conjuntivitis.
 
Los casos persistentes, pueden requerir también gotas esteroides tópicas. Los esteroides son eficientes debido a que eliminan la respuesta inmune que causa los síntomas de la conjuntivitis. No se pueden emplear a largo plazo puesto que pueden ocasionar efectos secundarios potencialmente perjudiciales.

Conjuntivitis irritativa
Para la conjuntivitis causada por el uso de los lentes de contacto, el oculista puede recomendar quitárselos y dejar de usarlos por un tiempo.

La conjuntivitis debido a los productos químicos es tratada a través de la irrigación con lactato de Ringer o solución salina. Las lesiones químicas son emergencias médicas, ya que pueden conducir a la cicatrización severa y daño en el interior del ojo.

Conjuntivitis por obstrucción del conducto lagrimal en recién nacidos
Un masaje de la zona entre los ojos y el puente de la nariz puede ayudar a despejar una obstrucción del conducto lacrimal. Si el masaje no elimina con éxito el bloqueo, la cirugía puede llevarse a cabo por lo general después de que el bebé cumpla un año de edad.
 
TRATAMIENTO NATURAL PARA LA CONJUNTIVITIS
Los complementos nutricionales para la conjuntivitis sirven para ayudar a prevenir su aparición y la mejora de los síntomas. Proporcionan los nutrientes necesarios para tener una buena vista.
  • Vitamina B12: Ayuda a conservar una buena salud ocular y previene la aparición de enfermedades.
  • Vitamina A: Necesaria para una buena visión.
  • Betacarotenos: Necesaria para el buen estado de la vista y ayuda al sistema inmune a aumentar su respuesta frente a los antígenos o cuerpos extraños que podrían perjudicar al organismo.
  • Vitamina E: Protege las membranas celulares de la oxidación mediante la protección de sus ácidos grasos.
  • Vitamina C: Es necesaria para la absorción de la vitamina A y E, así como para fabricar colágeno, una fibra presente en el ojo. La deficiencia de vitamina C provoca debilidad en los capilares. Además de sus propiedades antioxidantes, ayuda en la curación de las heridas y en la buena salud de la vista.
  • Arándanos: Los arándanos son muy ricos en antocianinas. La labor de las antocianinas se centra principalmente en la reparación de las células nerviosas de la retina, en el aumento del caudal sanguíneo, lo que aporta mayores nutrientes al ojo; en la protección del colágeno, y en la conservación y mayor rapidez en la producción de rodopsina (proteína de los bastones de la retina encargada de captar la luz).
  • Omega 3: Este tipo de grasas ayudan a la formación de la vitamina A a partir de los carotenos. Es muy recomendable para mejorar la visión porque este componente se encuentra en gran concentración dentro de los ojos. No utilizar junto con otros suplementos anticoagulantes o con medicamentos que tengan la propiedad de fluidificar la sangre.
  • Aloe Vera: El jugo de Aloe Vera tiene propiedades antibióticas naturales, propiedades astringentes y coagulantes; tratar la conjuntivitis tomando jugo de aloe puede dar beneficios adicionales al ofrecer apoyo inmunológico para promover una curación más rápida. Una almohadilla de algodón empapado con jugo de aloe y colocado sobre el ojo puede proporcionar un alivio muy necesario. Para limpiar bien los ojos mezclar agua tibia con loción de aloe para eliminar las legañas o costras causadas por la infección. También se puede poner una pequeña cantidad de gel de aloe vera en la parte superior e inferior del ojo para calmar el dolor y el enrojecimiento.

Aloe Vera Gel
Puro zumo de Aloe Vera sabor natural. 1L
28,53 €


 Berry Nectar
Puro zumo de Aloe Vera sabor arándano. 1L
28,53 €
 
Bits N´Peaches
Puro zumo de Aloe Vera sabor melocotón. 1L
31,08 €
 
Forever B12 Plus
Vitamina B12 combinado con Ácido Fólico. 60 tabletas
17,34 €

Absorbent C
Vitamina C con Salvado de Avena, sabor naranja. 100 comprimidos
19,83 €

Artic Sea
Ácidos Grasos Omega 3 con Ácido Oleico. 120 cápsulas de gelatina
30,94 €

A-Beta-CarE
Vitaminas A y E con Selenio. 100 cápsulas de gelatina
33,50 €

 
 Aloe Vera Gelly
 
Gel translúcido de Aloe Vera. 118 ml
 
18,46 €


 Aloe Activador
 
Loción líquida suave de Aloe Vera. 118 ml
 
13,26 €
 
 
Hand Sanitizer
Higienizador de manos con Aloe y miel. 59 ml
3,82 €


¿Te ha sido útil este artículo? Compártelo con amigos, familiares, conocidos y cualquier persona en tus redes sociales favoritas. ¡Ayúdalos a sentirse mejor!