CÓMO PREVENIR Y TRATAR NATURALMENTE LA SINUSITIS




Nariz mucosa, dolor de cabeza, congestión de senos... ¿Es solo un resfriado? ¿O es algo más serio? Si es sinusitis, se trata de una afección más seria. Descubre aquí cómo prevenirla y tratarla naturalmente.

 
La sinusitis o llamada también rinosinusitis es la inflamación de los tejidos blandos que recubren los senos paranasales. Los senos paranasales son pequeños huecos llenos de aire; se dividen en senos frontales (están en la parte frontal del cráneo, situados encima de la nariz, es decir, en la frente), senos etmoidales (se sitúan en los laterales de la nariz, entre los huesos) y senos maxilares (localizados en las mejillas).
 
En situaciones normales, el aire pasa a través de los senos sin problema; sin embargo, las personas que padecen sinusitis tienen bloqueados estos espacios y sufren molestias y dificultades a la hora de respirar.
 
FACTORES QUE PROVOCAN LA SINUSITIS
El exceso de moco y el bloqueo de las aberturas paranasales hacen que las bacterias y otros microorganismos puedan reproducirse más fácilmente y provocar sinusitis. Los principales factores que provocan la segregación de moco y/o el taponamiento de los senos paranasales son:
  • Algunas enfermedades producidas por microorganismos (bacterias, virus y hongos): resfriados, gripe, alergia, asma, rinitis alérgica o fiebre del heno, etc.
  • Inhalación de sustancias nocivas: aire contaminado, gases, drogas (tabaco, cocaína, anfetaminas, etc.) o los descongestionantes nasales utilizados con demasiada frecuencia o tiempo.
  • Dientes, encías o mandíbulas en mal estado: Son los responsables de producir inflamaciones de los senos maxilares.
  • Hipoglucemia: Cuando el nivel de azúcar en la sangre es bajo, se suelen inflamar los senos nasales.
  • Sometimiento a fuerzas como la gravedad y la presión: volar, bucear, montañismo, etcétera.
  • La obstrucción del orificio de salida del seno, por ejemplo por introducir objetos en la nariz que pueden ocasionarse por accidente, más frecuente en niños, o resultado de una exploración hospitalaria. El crecimiento de protuberancias en la nariz (espolón óseo nasal, tabique desviado, pólipos o tumores) que bloquean los senos paranasales.
  • Tener alguna enfermedad que dificulte la función de los cilios.
  • Padecer fibrosis quística.
  • Tener un sistema inmunológico débil, debido al VIH o a tratamientos como la quimioterapia.
  • Hipertrofia de adenoides (tejido linfático que se encuentra en las vías respiratorias entre la nariz y la parte posterior de la garganta).
Cuando se producen uno o varios de estos factores, las secreciones se quedan retenidas dentro del seno y se infectan, produciendo una sinusitis aguda, surge inesperadamente y tiene una duración inferior a dos meses. Cuando estos factores no se resuelven, los síntomas pueden perdurar durante muchos meses dando lugar a una sinusitis crónica.

SÍNTOMAS DE LA SINUSITIS
Los síntomas de la sinusitis aguda en adultos muy a menudo se presentan después de un resfriado que no mejora o que empeora después de 5 a 7 días. Los síntomas incluyen:
  • Mal aliento o pérdida del sentido del olfato
  • Tos que generalmente empeora por la noche
  • Fatiga y sensación de malestar general
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza, especialmente cuando la bajamos
  • Dolor similar a presión, dolor detrás de los ojos, dolor de dientes o sensibilidad facial
  • Congestión nasal
  • Secreción nasal de color amarillo o verdoso
  • Dolor de garganta y goteo entre la nariz y la faringe
Los síntomas de la sinusitis crónica son los mismos que los de la sinusitis aguda. Sin embargo, los síntomas tienden a ser más leves y a durar más de 12 semanas.

Los síntomas de la sinusitis en niños abarcan:
  • Resfriado o enfermedad respiratoria que ha estado mejorando y luego comienza a empeorar
  • Fiebre alta junto con secreción nasal oscura durante al menos 3 días
  • Secreción nasal, con o sin tos, durante más de 10 días y no está mejorando
 
¿CUÁNDO ACUDIR AL MÉDICO?
Se debe acudir a un especialista en cualquiera de estos casos:
  • Los síntomas duran más de 14 días o se agrava un resfriado a partir de los siete días.
  • Se presenta fiebre.
  • Padecer un fuerte dolor de cabeza que no se alivia con analgésicos de venta libre (ibuprofeno o paracetamol)
  • Todavía perduran los síntomas después de haber tomado un tratamiento antibiótico.
  • Presenta cualquier cambio en la visión durante una infección de los senos paranasales.
 
COMPLICACIONES DE LA SINUSITIS
Aunque son muy infrecuentes, las complicaciones pueden abarcar:
  • Absceso: Aparición de pus en una zona determinada que causa dolor e inflamación.
  • Osteomielitis: Infección ósea.
  • Celulitis orbitaria: Infección cutánea alrededor de los ojos.
  • Meningitis: esta infección causa inflamación de las membranas y el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal.

CÓMO PREVENIR LA SINUSITIS?
La mejor manera de prevenir la sinusitis es evitar la gripe y los resfriados o tratar los problemas rápidamente.
  • Comer muchas frutas y verduras, para reforzar el sistema inmunitario y ayudar al cuerpo a resistir infecciones. Entre los alimentos aconsejados tenemos los alimentos ricos en vitamina C (naranjas, limones y similares), alimentos ricos en vitamina A (zanahoria, berro, borraja, calabaza, etc.), alimentos ricos en vitamina B (arroz, trigo, avena, legumbres, nueces, etc.), alimentos ricos en vitamina E (grasas de origen vegetal, mangos, aguacates, semillas de girasol, etc.).
  • Atajar rápidamente y de forma eficaz las alergias. Muchas sinusitis tienen origen en la alergia a los alimentos. La leche y sus derivados (queso, yogur, requesón, natillas, etc.) resultan a veces responsables de la inflamación de los senos nasales. Es importante conocer aquellos alimentos que pueden servir de alternativa a la leche de origen animal (leche de soja, derivados de la soja, tofu, etc.). También pueden estar incluidos el gluten de los cereales o ciertos conservantes y colorantes. Lo mejor es ir prescindiendo de algunos de estos productos tratando de averiguar cual podría ser el causante.
  • Reducir el estrés y la ansiedad.
  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Evitar el humo y los contaminantes.
  • Beber bastante líquido para incrementar la humedad del cuerpo.
  • Utilizar un humidificador para incrementar la humedad en la nariz y las áreas sinusales.
  • No abusar de los inhaladores. Estos, a la larga, resultan contraproducentes.
  • Limpiar bien las fosas nasales. Para ello se puede utilizar agua de mar de venta en las farmacias. Las fosas nasales también debe incluir el sonarse bien la nariz todos los días. No deben sonarse a la vez. Es una buena costumbre hacerlo diariamente en la ducha cuando la nariz se encuentra bien humedecida.
  • Evitar temperaturas extremas, cambios bruscos de temperatura e inclinarse hacia delante con la cabeza baja.

CÓMO TRATAR LA SINUSITIS?
Es una de las enfermedades más comunes que afecta a miles de personas en todo el mundo, muy molesta, cansadora y en casi todos los casos, mal diagnosticada por los médicos, por lo que nunca se llega a curar “del todo”.
 
El tratamiento oficial incluye habitualmente el uso de antibióticos para eliminar los microorganismos y el uso de inhaladores para disminuir la inflamación. En los casos crónicos, se puede contemplar la necesidad de la cirugía para realizar un lavado sinusal, la extirpación de los pólipos o el arreglo de tabique nasal desviado.
 
Lo bueno es que existen tratamientos naturales para la sinusitis que pueden ayudar a mejorar los síntomas de la enfermedad o prevenir su aparición.
  • Ajo: Constituye un auténtico alimento medicina, con propiedades antiinflamatorias, antibacteriano y antioxidantes. Impide la proliferación de bacterias que pueden causar infecciones. Por su contenido en compuestos ricos en azufre, es uno de los mejores remedios para ayudar al organismo a luchar contra procesos infecciosos del aparato respiratorio (bronquitis, faringitis, etc.). El ajo presenta contraindicaciones cuando se utilizan medicamentos anticoagulantes.
  • Tomillo: Antibiótico natural y una de las mejores hierbas desinfectantes, debido a su enorme riqueza en timol y carvacrol. Es un potente antiséptico respiratorio que elimina los gérmenes y reduce los síntomas de las infecciones que estos producen, entre ellos la fiebre o el malestar.
  • Maitake: Para el tratamiento de las enfermedades respiratorias. Las propiedades antivíricas, antibacterianas y antiinflamatorias ha demostrado ser muy útil en el tratamiento de enfermedades respiratorias. Combinado con Reishi ayuda a proteger el organismo y disminuir la duración y los síntomas de este tipo de enfermedades.
  • Vitamina C: Por sus propiedades antioxidantes la vitamina C puede hacer el cuerpo más resistente frente a las enfermedades y, al mismo tiempo, si bien no se consigue la inmunidad frente a las bacterias o los virus, consigue que los síntomas y la duración de la enfermedad sean menores.
  • Betacarotenos: Posee propiedades antioxidantes, fortalece el sistema inmunitario, por lo que resulta muy adecuados para prevenir la aparición de muchas enfermedades contagiosas, especialmente del aparato respiratorio (anginas, gripe, resfriado, faringitis, sinusitis, bronquitis). Por sus propiedades antihistamínicas, reducen considerablemente las inflamaciones, sobre todo en aquellos casos en que la sinusitis se produce debido a la alergia.
  • Vitamina A y vitamina E: Poseen propiedades antioxidantes. Fortalecen el sistema inmunitario.
  • Omega 3: Posee propiedades antiinflamatorias por lo que su ingestión habitual podría ayudar a desinflamar la sinusitis. No utilizar junto con otros suplementos anticoagulantes o con medicamentos que tengan la propiedad de fluidificar la sangre.
  • Aloe Vera: El Aloe Vera ofrece buenos resultados cuando se trata de reducir la inflamación de la membrana que recubre las cavidades óseas que se comunican con la nariz, por lo que es ideal para acelerar la curación de la sinusitis. ¿Cómo aplicarlo? Tienes varias opciones:
    • Loción de aloe: Ayuda a combatir el taponamiento nasal gracias a la mezcla de 4 gotitas de líquido de aloe mezcladas con agua hervida. (Usar 3 veces al día).
    • Gel de aloe: Para aliviar los dolores de cabeza y sensación de presión en la cara poner gel de aloe vera sobre la frente, frotar ligeramente y dejar actuar.
    • Zumo de aloe: Otra opción es humedecer una gasa con zumo de aloe vera y dejarla colocada justo encima de la frente y del puente nasal para calmar las molestias propias de la sinusitis.  
¿Te ha sido útil este artículo? Compártelo con amigos, familiares, conocidos y cualquier persona en tus redes sociales favoritas. ¡Ayúdalos a sentirse mejor!